Apiñamiento dental

El apiñamiento dental es uno de los tipos de malposiciones de los dientes más habituales. Se trata de una patología que comúnmente se puede corregir mediante varios tratamientos de ortodoncia.

Estamos hablando de una alteración dental que además de comportar consecuencias perniciosas respecto a la estética de nuestra boca, asimismo influye de manera negativa en nuestra salud buco dental.

¿Qué es el apiñamiento dental?

Los dientes apiñados son una alteración en la colocación de los dientes en las arcadas inferiores y superiores de la dentadura. Se trata de una afección que recae sobre la posición de los dientes, pues estos tienden a montarse unos encima de otros. Normalmente, aparece porque el espacio que necesita cada pieza es insuficiente.

Existen distintos grados de apiñamiento dental según su severidad y el plan de tratamiento a seguir para corregirlo, irá en función de si se trata de un apiñamiento leve, moderado o severo.

Causas de los dientes apiñados

Hay numerosos factores que pueden desencadenar un apiñamiento dental, pero como ya hemos mencionado en el punto anterior, lo más frecuente es que surja por una falta de espacio. Las causas más comunes son a raíz de poseer un maxilar demasiado estrecho en la dentadura que no permite suficiente espacio para el diente en cuestión, así como unas piezas dentales demasiado grandes con respecto a la amplitud del hueso. Asimismo, se puede dar lugar a una combinación de ambas situaciones.

Tipos de apiñamiento dental

Esta alteración se clasifica en tres grupos distintos, en función de los motivos:

Apiñamiento dental primario

La genética es muy caprichosa, por ello este tipo de apiñamiento se genera a raíz de los antecedentes familiares. En pocas palabras, cuando alguien de la familia haya podido presentar alteraciones dentales de estas características, es más habitual tener los dientes apiñados.

Apiñamiento dental secundario

La pérdida prematura de dientes temporales (dientes de leche) puede llegar a provocar el apiñamiento secundario. Los casos más habituales que se dan, son por extracciones prematuras por culpa de la aparición de caries que no se han tratado a tiempo, así como hábitos perjudiciales en los más pequeños, como succionar el dedo pulgar u llevarse objetos a la boca.

Apiñamiento dental terciario

Cuando una erupción de las muelas del juicio aparece repentinamente, aparece el apiñamiento terciario. Este último tipos de patología se da con más frecuencia en adultos y muchas veces es confundida con un apiñamiento inferior.

En el transcurso de la vida, una misma persona puede llegar a padecer los tres tipos de apiñamiento dental.

¿Qué consecuencias adversas conlleva?

Unos dientes torcidos y no alineados hacen muy dificultosa la correcta higiene dental, puesto que el acceso a todas las partes de nuestra dentadura se vuelve engorroso. Este hecho puede dar lugar a que aparezca más sarro y placa, lo que comporta que se acumule y favorezca la aparición de ciertas enfermedades dentales, como el caso de la periodontitis o la gingivitis, así como afecciones como las caries.

Asimismo, el apiñamiento dental provoca problemas de masticación y tensión mandibular, ya que los dientes del maxilar superior no encajan como deberían con el maxilar inferior.

Sin olvidar las manchas e irregularidades que pueden surgir en el esmalte de los dientes, pues la dentadura mal alineada no se desgasta uniformemente, privándonos de una bonita sonrisa.

¿Se puede prevenir el apiñamiento dental? 

Si tu boca tiene espacio insuficiente, será inevitable prevenir dicha afección. Los dientes seguirán creciendo de la manera que puedan. No obstante, siempre puedes facilitar el tratamiento en el caso de los niños.

Los más pequeños que están en pleno crecimiento tienen posibilidades de modificar la forma en la que los dientes se amoldarán al hueso, siempre y cuando se actúe con urgencia. De lo contrario, el tratamiento será más largo, así como más difícil.

¿Cómo corregir los dientes apiñados?

En función del grado de severidad al que nos enfrentemos y de la edad del paciente, existen distintos tratamientos para corregir esta mala alineación y corregir la posición de los dientes. Descubre los más habituales, a continuación:

Ortodoncia interceptiva

Este tratamiento de odontología se suele utilizar en niños en pleno crecimiento, normalmente entre edades comprendidas entre los 7 y 12 años. La ortodoncia interceptiva consiste en aparatos dentales que se usan generalmente en casa y que encaminan los huesos maxilares, corrigiendo las malas posiciones desde la erupción de los dientes.

La ortodoncia no solamente se limita a los más pequeños, pues asimismo puede utilizarse para corregir los dientes de los adolescentes y los adultos. La elección de una u otra práctica siempre se hará según las prioridades del paciente en cuestión: economía, estética, etcétera

Exodoncia

En los pacientes de apiñamiento severo, se deberán poner en práctica otros tipos de tratamientos como es el caso de la exodoncia. Estamos hablando de la extracción de una pieza dental, normalmente los premolares y en las arcadas inferiores.

Del mismo modo, la extracción de las muelas del juicio tras su erupción, pueden prevenir un posible apiñamiento futuro.

Esta práctica no garantiza que los dientes vuelvan a su posición inicial, pues todo depende de cada paciente y del estado de su dentadura. Sin embargo, puede servir de forma preventiva y para facilitar tratamientos posteriores de ortodoncia tras dichas extracciones dentales.

Stripping

Este último tratamiento, se basa en pulir el esmalte de una pieza dental o varias, para reducir su anchura y ganar espacio. Normalmente se emplea para reducir el grado de apiñamiento, resultando un proceso sencillo y rápido. Para llevarlo a cabo de manera manual, es común emplear las llamadas tiras de stripping. El stripping también puede servir como tratamiento complementario antes de la ortodoncia.

Los especialistas aconsejan acudir al dentista por primera vez en el primer año de vida, puesto que de esta manera se podrá revisar el crecimiento de los dientes y podrán tratarse a tiempo los problemas de apiñamiento dental. Del mismo modo, revisar el estado de las encías y prevenir la existencia de las caries.

Recuerda que el apiñamiento dental no solo afecta a tu estética, sino que puede acarrear enfermedades periodontales. Visita a nuestros expertos en odontología de Avodent para encontrar una solución rápida al problema de los dientes apiñados u otras afecciones dentales que creas padecer. ¡Tu dentadura te lo agradecerá!

Resumen
Apiñamiento dental
Título del Artículo
Apiñamiento dental
Descripción
¿En qué consiste el apiñamiento dental? Se trata de una mal posición de los dientes que requiere de tratamientos de ortodoncia para solucionarlo
Autor

Comentarios desactivados