bruxismo

¿Te levantas con dolor de cabeza y de oídos, tienes las mandíbulas afiladas y muy desarrolladas y tus muelas están comenzando a moverse y a dolerte?

Entonces es posible que estés sufriendo de bruxismo.

En este artículo te explico qué es el bruxismo y cuáles son las mejores técnicas para superarlo.

¿Qué es el bruxismo y cuáles son las principales causas que lo provocan?

Mucha gente –cerca del 70% de la población– en momentos de estrés y tensión suele sufrir de bruxismo dental.

Generalmente aparece mientras duermes y consiste básicamente en apretar las mandíbulas generando presión sobre los dientes. En algunos casos, esta fuerza puede provocar que los dientes rechinen.

El origen de esta tensión inconsciente a la que sometemos a nuestra dentadura proviene del estrés diario. Aquellas personas que se dedican a apretar los dientes por la noche no lo hacen por gusto, ya que son los problemas y el ritmo del día a día los que les llevan a buscar una vía de escape inconsciente haciendo fuerza con las mandíbulas.

Hay que tener en cuenta que, en relación a su tamaño, los músculos que accionan las mandíbulas son de los que mayor fuerza pueden desarrollar. Por eso son capaces de generar presiones elevadísimas, lo que en el caso del bruxismo deriva en una serie de daños dentales que es necesario evitar y corregir.

Aunque la principal causa del bruxismo es el estrés, también hay otros motivos por los que se aprietan los dientes involuntariamente como la alimentación, los hábitos del sueño, la postura mientras se duerme o una mala alineación dental.

Síntomas del bruxismo dental

Muchos de los pacientes que sufren bruxismo ni siquiera lo saben.

Al tratarse de una conducta inconsciente, en muchas ocasiones acuden al dentista por dolor en los dientes o porque estos han perdido su alineación y se mueven.

Los síntomas más evidentes son los siguientes:

  • Dolor en la mandíbula.
  • Dolor de oídos.
  • Mandíbulas prominentes y muy desarrolladas.
  • Dientes mal alineados.
  • Dolor dental.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor en los músculos del cuello.
  • Sensibilidad dental, sobre todo en los cambios de temperatura.
  • Desgaste en los dientes.
  • Insomnio.
  • Ansiedad.

Soluciones al bruxismo

Si el bruxismo no se trata puede terminar causando problemas serios.

La presión a la que se somete a los dientes no solo provoca desgastes en las piezas dentales, sino que también produce sobrecargas en los tejidos que sujetan los dientes. Todo esto puede derivar en movilidad de los dientes y posibles pérdidas a medio plazo.

Lo primero que debes hacer es evitar, en la medida de lo posible, el estrés y la ansiedad mediante técnicas de relajación.

Por otra parte, cuando sientes dolor, puedes utilizar una férula a medida de tu dentadura que deberás ponerte mientras duermes. De ese modo se alivia la presión sobre los dientes.

No obstante, estas férulas no son la panacea. Mucha gente piensa que con ponerse la férula por la noche es suficiente. Pero, aunque se reducen los dolores, no se ataja el problema de raíz: si no disminuyes el estrés, el bruxismo volverá a reaparecer cuando menos te lo esperes.

Otra opción que puede mejorar bastante la situación es la colocación de una ortodoncia que alinee correctamente los dientes. Mejorando el patrón de la mordida, es posible que se reduzca también el bruxismo.

Casos más extremos de bruxismo

Si se lleva mucho tiempo apretando los dientes, es posible que se hayan producido daños irreversibles. El roce de una pieza sobre la otra va produciendo un desgaste que en los casos más extremos ha llegado a pulverizar el diente.

Si sufres un desgaste dental muy profundo –incluso llegándose a transparentar el nervio de los dientes– no quedará más remedio que efectuar una rehabilitación completa.

Lo mejor es recurrir a la endodoncia de los dientes afectados utilizando prótesis de circonio que restauran los dientes erosionados y desgastados.

Técnicas para aliviar el dolor provocado por el bruxismo

Junto a los tratamientos que te he indicado en este artículo, también quiero darteunos cuantos remedios que te ayudarán a sobrellevar las molestas consecuencias de apretar los dientes involuntariamente.

Ya he señalado que la causa principal reside en la ansiedad, así que debes evitar bebidas y alimentos que puedan ponerte nervioso como las bebidas de cola, el café o el alcohol. Y deberás aprender algunas técnicas de relajación que te ayudarán a superar el estrés (respiración, yoga, …).

En la medida de lo posible también debes evitar comer alimentos duros y dulces.

Asimismo, hay que beber mucho agua para mantener la boca y el resto del cuerpo hidratados.

Y en caso de que el dolor aumente mucho puedes aplicar hielo en la zona donde sientes el dolor. Si lo que te duele son las mandíbulas, el cuello o la cabeza, puedes colocarte compresas mojadas con agua caliente para que el calor relaje la zona dolorida.

Si aparece dolor en el cuello o en las mandíbulas, viene muy bien que te masajees suavemente esas zonas para reducir un poco las molestias.

Si te rechinan los dientes, en Avodent te daremos una solución

No esperes a que sea demasiado tarde.

Si sufres alguno de los síntomas descritos en este texto, lo más conveniente es que visites nuestra clínica Avodent en Alcobendas. Allí estaremos encantados de atenderte y de resolverte todas tus dudas.

Puedes pedir cita online cumplimentando este formulario o llamando por teléfono al 91 654 17 13 o al 91 005 22 43.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.