cepillo de dientes electrico

Si solo hiciésemos caso de los anuncios de la tele, a día de hoy todo el mundo habría tirado sus cepillos de dientes manuales para sustituirlos por eléctricos.

Según podemos ver en casi todos ellos, la única forma de eliminar por completo la placa dental —así como de proporcionar una limpieza más profunda— es a través de un cepillo de dientes eléctrico.

¿Pero realmente son tan buenos los cepillos eléctricos como para desterrar de los cuartos de baño los antiguos cepillos de dientes manuales?

En este artículo vamos a ver los pros y los contras de usar un cepillo de dientes eléctrico.

Qué es un cepillo de dientes eléctrico

Una de las preguntas más frecuentes que hacen nuestros pacientes, cuando les damos consejos para que mejoren su limpieza dental, es si es conveniente el uso de cepillos de dientes eléctricos.

Los cepillos de dientes eléctricos generan un rápido movimiento rotatorio del cabezal gracias al impulso de un pequeño motor eléctrico que puede recargarse enchufándolo directamente a cualquier a la red doméstica.

Para qué sirve el cepillo de dientes eléctrico

La gran diferencia entre un cepillo de dientes eléctrico y otro manual es la facilidad de uso: mientras que muchos usuarios de cepillos manuales no se lavan bien los dientes porque desconocen las técnicas correctas de limpieza, los que utilizan cepillos de dientes eléctricos consiguen una limpieza más óptima.

Basta con pasar el cepillo por cada diente, para que el mecanismo eléctrico se encargue del resto del trabajo. De ese modo, no hace falta ni mucho esfuerzo ni un alto conocimiento de las técnicas de cepillado más óptimas.

Por lo tanto, yo suelo recomendarle el uso de cepillos eléctricos a aquellos pacientes que desconocen por completo las principales técnicas de limpieza, ya que los resultados que obtienen con los convencionales son muy mediocres.

Beneficios del cepillo de dientes eléctrico

El cepillo de dientes eléctrico tiene una serie de ventajas que lo hacen apropiado para determinados usuarios. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Acceder a los dientes situados al fondo de la boca. Como su mando es más alargado, se limpian de un modo más eficaz tanto las muelas del juicio como los espacios entre ellas.
  • Limpiar los espacios interdentales. Los cepillos eléctricos limpian mejor que los manuales los espacios entre dientes, aunque sigue siendo necesario usar la seda dental después del cepillado.
  • Asegurar una duración mínima de cada cepillado. Los cepillos de hoy en día incluyen un temporizador, para indicar el tiempo mínimo que debe durar la limpieza. Algo que no ocurre con los cepillos manuales, cuyo uso suele provocar cepillados irregulares por ser demasiado breves.
  • Proteger a las encías. Aunque uno de los problemas habituales de los cepillos eléctricos es la presión excesiva sobre las encías, los equipados con sensor de presión impiden el daño en las encías.
  • Facilitar la limpieza en caso de movilidad reducida de las manos. Para usar un cepillos eléctrico tan solo es necesario acercar el cepillo a los dientes y el cabezal se encarga de limpiar. Por eso, es ideal para personas impedidas o con poca movilidad en las manos.

¿Qué cepillo de dientes eléctrico elegir?

No todos los cepillos eléctricos ofrecen los mismos resultados.

De hecho, según varios estudios científicos, los únicos cepillos eléctricos que realmente mejoran los resultados que obtienen los manuales son los que realizan movimientos de rotación y oscilación.

Todos los que no incluyen esas funciones quedan por debajo de los convencionales, en lo que a eliminación de placa se refiere.

Tipos de cepillos eléctricos

Tenemos una primera clasificación en función del tipo de movimiento que ejecuta el cabezal:

  • Cepillos eléctricos de vibración: el cabezal efectúa vibraciones. Este tipo de cepillos son peores para eliminar la placa dental y deben usarse igual que si fuesen cepillos manuales.
  • Cepillos eléctricos de rotación y oscilación: su cabezal gira y oscila, para producir una limpieza más profunda e intensa.

La segunda clasificación se realiza atendiendo a la velocidad de movimiento del cabezal:

  • Cepillo dental ordinario: la velocidad de movimiento es normal.
  • Cepillo dental sónico: el movimiento produce una vibración audible en un rango entre 20 y 20.000 Hz.
  • Cepillo dental ultrasónico: el movimiento es todavía más rápido, superando los 20.000 Hz. Lo más positivo de estos cepillos es que está probado que los ultrasonidos ayudan a eliminar una mayor cantidad de placa.

¿Cepillo de dientes eléctrico redondo o alargado?

Las opciones actuales de cepillos de dientes eléctricos son tan variadas que podemos establecer también otro tipo de subclasificaciones que pueden tener bastante importancia en la higiene dental.

El cepillo de dientes eléctrico con cabezal redondo está diseñado para rodear mejor al diente y limpiar con más profundidad los espacios interdentales.

El cepillo de dientes con cabezal alargado está orientado a alcanzar una mayor superficie en cada pasada. Como sus cerdas suelen ser de distintos tamaños, también es posible acceder a distintos rincones.

Sin embargo, es menos preciso que el de cabezal redondo.

Cepillo de dientes eléctricos para brackets

Por último, también tenemos los cepillos de dientes eléctricos para ortodoncia.

Si tienes aparatos dentales, te hará falta un cepillo de dientes con un cabezal específico para limpiar más profundamente toda la zona en la que están los arcos metálicos y los brackets.

Cepillo de dientes eléctrico para niños

Los departamentos de marketing de los fabricantes de cepillos eléctricos están trabajando mucho para ampliar el tamaño de su mercado potencial.

Los product manager tienen claro que los niños pueden convertirse en sus mejores clientes, puesto que es relativamente fácil convencerles usando señuelos relacionados con sus personajes favoritos del cine y las series.

Por eso hoy en día es habitual encontrar cepillos eléctricos decorados con algunos de sus motivos favoritos: Star Wars, Bob Esponja o las Princesas de Disney.

¿A partir de qué edad es conveniente que los niños empiecen a usar cepillos de dientes eléctricos?

Ya hemos visto que uno de los beneficios principales del cepillo eléctrico es que permite una buena limpieza aunque la técnica sea poco depurada. Por eso es importante que los niños que están aprendiendo a lavarse los dientes lo hagan con uno convencional.

Pero si tras enseñarle las técnicas tu hijo es reacio a lavarse los dientes —o lo hace de un modo descuidado o negligente—, es mejor darle un cepillo eléctrico que nos garantizará una limpieza más profunda.

Si optas por la solución eléctrica, recuerda que hay que comprarlo con los cabezales más blandos posibles, para que no dañen sus encías. Una precaución que también deberían tener en cuenta los adultos, sobre todo si tienen encías sensibles.

¿El cepillo de dientes eléctrico es bueno o es malo?

Aunque los cepillos eléctricos no son tan buenos como los expertos en publicidad de los fabricantes nos quieren hacer creer, lo cierto es que tienen una serie de beneficios en la higiene oral que no se pueden ignorar.

Manteniendo unas mínimas precauciones (usar los cabezales más adecuados para cada tipo de boca, no presionar muy fuerte sobre las encías, cambiar los cabezales cada 3 meses,…), los cepillos de dientes eléctricos pueden proporcionar buenos resultados.

Incluso así, si todavía tienes dudas, pásate por nuestra clínica Avodent, para que resolvamos todas tus inquietudes.

Y si no quieres esperar, puedes pedirnos aquí cita online

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *