consejos-denticion-bebe-clinica-dental-alcobendas

Entre los 4 y 7 meses de edad la mayoría de los peques van a afrontar el primer episodio dental importante de sus vidas: su primer diente (o mejor dicho su primer par). Dependiendo de un número de factores, los primeros dientes de tu bebé pueden salir a la superficie más o menos en la franja de edad que hemos dicho, aunque los dientes de leche se comienzan a desarrollar debajo de la superficie ya en el seno materno.

Generalmente los dientes suelen salir en parejas. A menudo los primeros en salir son los dos incisivos inferiores de enmedio seguidos de los superiores. El resto continuará saliendo hasta que, finalmente, acaben por salir los molares.

Así, alrededor de los 3 años la mayoría de los niños tienen completa su colección de 20 dientes de leche preciosos, los cuales se quedarán ahí hasta que los permanentes comiencen a salir, alrededor de los 6 años.

Probablemente comiences a notar como, unas semanas antes de que salga el primer diente, el bebé comienza a estar más quejicoso que de costumbre, se irrita con facilidad. Algunas veces (no siempre) incluso verás un bulto en las encías que es por donde va a salir el diente, pero hay otra serie de síntomas que puedes percibir en este periodo.

Comprendiendo los síntomas de la dentición.

No hay consenso entre los especialistas sobre si muchos de los síntomas comunmente asociados con la dentición son un resultado directo de la misma o simplemente ocurren a la vez que ella y sin que tengan relación directa con ella. Sin embargo, con relación o sin ella, muchos padres encuentran coincidencias en este periodo entre las que podemos señalar:

  • Diarrea
  • Febrícula o fiebre baja.
  • Aumento de babeo.
  • Morder
  • Rechazo a la comida.
  • Dificultad para dormir.
  • Irritabilidad.

Ya que mucho de estos síntomas pueden y de hecho están asociados también con otras enfermedades es importante que se contacte con el pediatra si no remiten en unos cuantos días.

Alivio dental.

Notarás que el peque estará intentando masticar y morder todo lo que pille por medio y es que la presión le ayuda a aliviar algo la incomodidad que siente, por ello el clásico mordedor de goma o una toallita de baño fría puede ser de utilidad.

Alimentos fríos como puré de manzana o yogur también pueden ser de ayuda en el caso de que tu bebé pueda comerlos. Incluso frotar un dedo limpio suave pero firmemente sobre sus encías puede ayudar a calmar su disconfort.

Si los métodos de toda la vida como los de arriba no funcionan, habla con su médico para ver qué tipo de calmante para el dolor puede serle de utilidad. Recuerda que si nunca es buena idea medicar por tu cuenta, todavía es peor en el caso de un niño, ya que el riesgo de dar algo para nosotros inocuo puede ser muy grave en su caso (la aspirina, por ejemplo)

En Avodent, en Alcobendas, contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar experto en todo tipo de atenciones bucodentales independientemente de la edad de nuestros pacientes y siempre estamos dispuestos a ofrecerte los mejores consejos y atenciones para ti y tu familia. ¡Ven a conocernos!

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)