mal aliento

Desde hace unos días notas que tu aliento no huele como debería.

De hecho, últimamente muchos de tus conocidos te dicen que “te huele mal el aliento” y cuando les hablas prefieren girar un poco la cara para no estar frente a tu aliento.

Aunque esta última parte suene exagerada, ocurre. Y todo debido a la halitosis que está convirtiendo tu aliento en un algo difícil de digerir hasta para ti.

Tranquilo, esto tiene solución: hoy te voy a explicar cómo quitar el mal aliento en varios pasos bastante sencillos. Y después de esto podrás volver a hablarle a la cara a cualquiera ;)

¿Qué es la halitosis?

Muchas personas utilizan con poca precisión el término halitosis. La halitosis no es más que la descripción de un efecto, ya que es el mal olor producido en el aire espirado a causa de un problema o enfermedad.

Para poder atajar la halitosis o mal aliento hay que descubrir cuál es la causa que esta produciendo este efecto. De no hacerlo así, lo único que conseguiremos será enmascarar el mal olor, con lo que tarde o temprano la halitosis repuntará y aparecerá con peor olor, incluso, que antes.

Las principales causas del mal aliento

Prácticamente todo el mundo, en algún momento de su vida, sufrirá de halitosis.

Una gran parte de los casos de mal aliento proceden de una deficiente higiene bucal porque en la boca se acumulan una gran cantidad de bacterias, que tienden a descomponerse provocando un olor desagradable.

Una de las principales misiones del cepillado de dientes es, precisamente, la eliminación de esas bacterias que se terminarán pudriendo si no se limpian correctamente.

La forma natural de mantener limpia la boca es segregando suficiente saliva. La saliva tiene un vital poder antiséptico a la hora de combatir a esas bacterias que generan mal olor. Pero si las glándulas salivares no son capaces de segregar la suficiente saliva, entonces llega el mal aliento.

Si la falta de higiene bucal es una importante fuente de olores desagradables, otros problemas como las caries, la periodontitis, las coronas mal puestas o los empastes también causan halitosis.

Pero eso no es todo, ya que el mal aliento puede ser también un síntoma de enfermedades más graves como la diabetes, afecciones renales, problemas gástricos o abscesos pulmonares.

Los remedios para acabar con el mal aliento

Tras conocer cuáles son las causas por las que tu aliento huele tan mal, te voy a proponer una serie de hábitos y costumbres que mejorarán mucho tu olor bucal. Si sigues estos 5 pasos, tu aliento mejorará (casi) seguro.

1. Mejora tu higiene bucal

Independientemente de las causas del mal aliento, es fundamental que mantengas una rigurosa higiene dental. Con esto quiero decir que debes cepillarte los dientes después de cada comida, al menos 3 veces al día.

Pero la limpieza debe ser concienzuda, no solo con el cepillo de dientes, sino con seda dental, cepillos interproximales, limpialenguas y enjuages.

Y ten en cuenta que el mejor aliado de tu aliento son los enjuagues y colutorios.

2. Cambia de hábitos

Si notas que de pronto tu aliento empieza a oler mal, analiza tus costumbres. ¿Has empezado a fumar? ¿Comes mucho ajo? ¿Bebes cerveza o vino? Pues ya va siendo hora de que modifiques algunas de tus costumbres.

Con esto no quiero decir que dejes, por ejemplo, de comer ajo radicalmente. Dependiendo de lo grave que sea tu halitosis, es posible que condimentando menos las comidas –y evitando la cebolla o el ajo en la medida de lo posible–, consigas mejorar algo tu olor bucal.

Lo que sí que te recomiendo es que dejes completamente el alcohol y el tabaco. El olor de estas sustancias en tu boca es verdaderamente desagradable. ¡Con razón mucha gente dice que besar a un fumador es como lamer a un cenicero!

3. Bebe mucha agua

La hidratación es fundamental para que la boca huela bien. Además de agua, la ingesta de zumos de naranja, limón o pomelo es muy eficaz para acabar con el mal aliento.

4. Come alimentos con más frecuencia

Aunque masticar chicles de menta siempre es una buena solución para disfrutar de un aliento fresco, lo mejor para evitar la halitosis es comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia (siempre que luego no descuides tu higiene bucal).

Asimismo puedes también consumir alimentos que proporcionen buen olor a la boca, como sucede con hierbas como el apio, perejil, romero o semillas de cardamomo, que refrescan mucho el aliento y enmascaran el mal olor.

5. Visita regularmente al dentista

Este paso es básico para disfrutar de una buena salud dental.

Si repentinamente empiezas a padecer una fuerte halitosis, lo mejor es que acudas a tu dentista para comprobar cuál es la causa del mal olor. Tal vez estés sufriendo algún tipo de enfermedad en las encías, tengas caries o alguna corona no está bien colocada.

Gracias a las revisiones preventivas, este tipo de cuestiones se solucionan con facilidad.

¿Vas a seguir estos 5 pasos para acabar con el mal aliento?

Si haces caso de estos consejos que te he ofrecido, verás cómo tus problemas de halitosis mejoran notablemente. No obstante, no dejes de visitar a tu dentista, ya que es el único capacitado para descubrir a tiempo posibles males mayores.

Si vives por la zona de Alcobendas o San Sebastián de los Reyes, estaremos encantados de atenderte personalmente en nuestra clínica Avodent. ¡Pide una cita y mataremos a tu halitosis!

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *