Comer puede convertirse en un desafío durante las primeras (y molestas) semanas en las que empezamos a llevar brackets, sobre todo si coincide con fiestas sociales en las que comer es casi una obligación.

El aparato está ahí metido, rozando tus mejillas, tus encías y simplemente no puedes masticar como a ti te gustaría.

Cuando te ponen los brackets, una de las primeras cosas que notas es que tus dientes ya no cierran de la forma en que solían hacerlo (obviamente) lo cual supone un cambio en tu forma de masticar. A medida que el tratamiento progresa, los dientes se van moviendo y por tanto puedes notar cómo necesitas modificar ligeramente la forma de morder cada dos por tres lo cual puede llegar a ser un rollo.

¿Cuánto tarda el masticar en “dejar de ser un rollo”? pues la mayoría se suelen sentir más cómodos y empiezan a masticar más adecuadamente en 2 o 3 semanas desde que se pone el aparato, así que…paciencia.

9 Consejos para comer con brackets recién puestos

1 Tranquilidad. Mastica lenta y cuidadosamente cortando la comida en trozos pequeños. Olvídate de dar mordiscos grandes a nada o devorar como un poseso. Eso (si es lo tuyo) para cuando tengas tu sonrisa perfecta. ;-)

2 Dieta blanda. No desesperes porque pronto podrás volver a comer ese filetazo que tanto te gusta, pero en estas semanas por lo pronto, alimentos blanditos.

3 Evita los alimentos alargados o fibrosos o que se puedan “deshilar”, sobretodo si tienes un expansor palatino. Puede que te encanten comer espaguetis sin cortar o la mozarella derretida o los espárragos…pero a tus brackets no, ya que pueden quedarse atrapado entre el metal.

4 Olvídate de frutos secos y semillas porque se van a quedar encajados en tu aparato resultando un incordio hasta que te laves y los saques. Esto también vale para las palomitas de maíz, comidas pegajosas (clásicos caramelos de toffee) o cosas tan duras que puedan llegar a romper un bracket. Nada de nada.

5 Muerde con los laterales de tu boca. Vamos, esto realmente no es tal consejo porque te va a resultar casi imposible morder nada con tus dientes frontales en este periodo inicial, así que sí o sí vas a tener que hacerlo.

6 Cuidado con las cosas que tienen grandes trozos de lo que sea en su interior, ya sea carne o verdura. Lo mejor es no dejar nunca el cuchillo y el tenedor y cortar en pedazos pequeños.

7 Usa el frío de bebidas, helados, etc. para aliviar la molestia o directamente las punzadas de dolor que el aparato pueda ocasionarte.

8 No te aburras. No tienes por qué limitarte a una anodina dieta de batidos y sopas, hay por ahí un montón de recetas deliciosas que pueden ayudarte a sobrellevar este trance (aunque hay quien aprovecha el ponerse aparato para perder kilos) .

9 Si la cosa se vuelve demasiado molesta para tu boca (pequeños cortes y demás), no dudes en aplicar cera dental para reducir el rozamiento.

Todos estos padeceres duran poco, aunque según a quién puede parecerle una eternidad, pero lo que sí es seguro es que tras un tratamiento en ortodoncia con tu dentista de confianza, tu sonrisa, tu mordida y la salud de tu boca en general habrán merecido el esfuerzo.

En Avodent somos expertos en ortodoncia y podemos ofrecerte la solución a tu medida que más te encaje. Si estás por Alcobendas o alrededores ¿por qué no conciertas una cita y nos conoces?