fistula dental

Existen determinadas dolencias que dan más miedo que otras a los pacientes. Una de estas que podríamos categorizar como de las que más alarma causan sería la fístula dental.

De hecho, cuando a un paciente le digo que tiene una fístula dental la cara de preocupación que pone suele ser un poema.

Por eso en este artículo te voy a explicar qué es una fístula dental y si debes preocuparte por ese bulto supurante de pus que te ha aparecido en la encía.

Qué es una fístula dental

Una fístula dental se produce cuando existe una infección en el interior de la encía.

Ya sea por causa de una caries, por culpa de un traumatismo, o por cualquier otro motivo que te explicaré a continuación, la infección se ha alojado en la encía acumulando pus y provocando inflamación. Hasta que esa acumulación de pus abre un agujero en la encía por el que empieza a supurar el pus.

Antes de que la encía se abra para dar salida a ese pus, suele aflorar un bulto de color blanquecino con forma de flemón.

Y como el cuerpo es sabio, es capaz de generar una vía de drenaje abriendo un canal de escape del pus purulento hacia el exterior.

Aunque en la introducción explicaba que la apariencia de la fístula —así como su denominación—, solían causar alarma en casi todos los pacientes que la sufrían, también hay un pequeño porcentaje de “pasotas” o temerarios que piensan que la fístula dental es una forma natural de combatir la infección y que no es necesario acudir al dentista.

Esta creencia tiene graves consecuencias para la salud general y hay que desterrarla para siempre.

Principales causas de la aparición de fístulas dentales

Las fístulas dentales se deben entender como una señal exterior de que hay una infección en la encía.

Pero antes de atajarla, el odontólogo debe saber cuál es el motivo de esta patología.

Las causas más habituales son las siguientes:

  • Caries: si existe una caries en una muela, es posible que la raíz de la misma esté infectada y que la acumulación de pus trate de salir por la zona blanda de la encía. En ese caso, emergería una fístula, generalmente en la zona gingival próxima a la muela con caries.
  • Endodoncia mal ejecutada: en ocasiones, una endodoncia mal practicada puede originar una infección que muestre la cara a través de una fístula dental.
  • Periodontitis: la infección descontrolada en las encías también puede generar que las bacterias y el pus descompuesto busquen la salida por un absceso o fístula en la encía.
  • Muelas del juicio: si se produce infección en las muelas del juicio, es posible que esta se manifieste con la aparición de una fístula próxima a la muela infectada.
  • Traumatismo en un diente de leche: los niños tienen tendencia a golpearse en la boca. Estos traumatismo en los dientes pueden provocar la aparición de infecciones varios días después del impacto. Y esa infección hará que la fístula aflore en la encía (los traumatismos en adultos también son causa de una fístula).

Diferencias entre fístula y flemón

Antes de explicar en qué zonas aparecen con más frecuencia las fístulas, quiero aclarar la diferencia entre una fístula y un flemón:

  • La fístula se distingue por contar con una vía de salida para el pus. Como las bacterias pueden salir por esa abertura de la encía, no suele manifestarse con mucho dolor ni molestias.
  • El flemón, en cambio, es una fístula que no ha encontrado una vía de escape, por lo que se produce inflamación y dolor.

¿En qué zonas de la boca salen las fístulas?

Una fístula suele surgir con mayor frecuencia en la encía, muy cerca del lugar en el que existe la infección.

Pero esto no es una regla absoluta, ya que a veces la fístula se ha abierto en una parte del tejido blando alejada de la fuente real de la infección. Esto significa que los dentistas debemos hacer una profunda exploración —incluso a nivel radiológico— para determinar en qué lugar se está larvando la infección.

Otra zona en la que no es infrecuente que salgan fístulas es en el paladar.

Cuando la raíz de los dientes está inclinada hacia el paladar, puede ocurrir que el absceso se abra en el paladar, en lugar de en la encía.

Cuál es el tratamiento para una fístula dental

Para conocer cuál es el recorrido exacto de una fístula, se emplea un instrumento denominado gutapercha, que es un cono extremadamente fino que se introduce en el conducto de la fístula para encontrar su origen y morfología.

Además, la exploración radiológica también puede ser útil para comprender exactamente qué es lo que está causando la infección.

Antes de proceder a eliminar la causa de la infección, el dentista prescribe un tratamiento a base de antibióticos con los que atacar la infección.

Pero si no se erradica la causa de la infección, el tratamiento a base de antibióticos no servirá para nada. Por eso, una vez que la infección remita y que la fístula disminuya, habrá que atacar el problema de fondo (caries, endodoncia mal hecha, periodontitis,…).

Las fístulas se pueden evitar con las visitas preventivas al dentista

Como siempre digo, la prevención es fundamental para evitar muchas patologías.

En una revisión periódica de carácter preventivo, podemos detectar cualquier infección latente antes de que muestre la peor cara en forma de fístula dental.

Por eso, si vives en la zona de Alcobendas o San Sebastián de los Reyes, te recomiendo que visites con regularidad nuestra clínica Avodent.

Y si no quieres esperar, puedes cumplimentar este formulario para pedirnos cita online en un periquete.

Resumen
Creo que tengo una fístula dental. ¿Es grave?
Título del Artículo
Creo que tengo una fístula dental. ¿Es grave?
Descripción
La aparición de una fístula dental es un síntoma claro de un proceso infeccioso. Te contamos cuáles son sus posibles causas y cuál es el tratamiento más adecuado para eliminarlas.
Autor
Publicado por
Clínica dental Avodent

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *