cambio de sonrisa

Durante la época estival y al disfrutar de las vacaciones, solemos desconectar de la rutina diaria y nos relajamos, lo que sucede también a la hora de cuidar nuestra salud dental. No hay que olvidar que debemos de mantener los mismos hábitos y costumbres que durante el resto del año, a la vez que hay que tener en cuenta que en estos meses se consumen más alimentos frescos que pueden transmitir frío a nuestros dientes.

En el verano tomamos más fruta, refrescos y helados, los cuales tienen un mayor contenido de azúcar que puede dañar nuestra dentadura. Por ello, hay que cepillarse siempre después de la ingesta de los mismos para prevenir que se dañe el esmalte y que provoque caries. Pero esto a veces no se hace debido a que estamos en la playa o en la piscina.

¿Por qué es importante cuidar nuestra dentadura en las vacaciones?

El cambio de los hábitos en el cuidado de nuestra dentadura en vacaciones puede empeorar nuestra salud bucodental. Por ello, puede aumentar el riesgo de acumulación de placa bacteriana al cepillar con menor frecuencia nuestros dientes debido a que se realizan más comidas o cenas fuera de casa. Es importante la ingesta de agua no solo para no deshidratarnos por el calor sino porque además ayuda a mantener el flujo de nuestra saliva y la hidratación de la mucosa oral.

En la estación estival, también puede aparecer o empeorar la sensibilidad dental debido a estas modificaciones en las comidas y bebidas que suelen tener un PH ácido. Recomendamos el cepillado lo antes posible tras su consumo con un movimiento de rotación suave, desde la encía hasta el diente, utilizando un dentífrico especial para el tratamiento de dientes sensibles si vemos que va a más.

Además, en verano se pueden producir traumatismos dentales por la práctica de deportes especiales de esta época del año o por utilizar de manera incorrecta nuestras piezas dentales como si de una herramienta se tratase para cortar algo, por ejemplo.

En cualquiera de los casos, siempre se deberá de acudir al odontólogo para que determine el daño y estudie las diferentes opciones existentes para resolver el problema.

Algunos consejos a tener en cuenta en verano

– No beber en exceso bebidas carbonatadas o zumos de frutas para calmar nuestra sed.

– Tener en cuenta que el café, el té y el vino pueden manchar nuestros dientes a la hora de decidir qué tomar.

– Una buena opción para evitar que nuestra dentadura se manche o dañe es tomar estas bebidas con una pajita.

– Evitar cambios bruscos de temperatura en nuestra boca ya que aumentan la sensibilidad de la misma, como por ejemplo cuando nos tomamos un helado.

Si tenemos en cuenta estas recomendaciones mantendremos un buen cuidado de nuestra boca durante la época del año que más calor hace.

¿Por qué la dentadura requiere una atención particular en vacaciones?

En verano, nuestros dientes necesitan un cuidado especial, así que es mejor la prevención y mantener una adecuada higiene dental tal y como hacemos el resto de los días del año.

Las altas temperaturas forman el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias en nuestra boca que pueden derivar en caries o gingivitis, entre otras enfermedades. Una dieta saludable y equilibrada ayudará a prevenir futuras patologías dentales. Nuestra higiene dental es clave para que los dientes y las encías se mantengan sanas, por lo que es fundamental intensificarla durante esta época del año.

El cepillado es imprescindible en verano sobre todo antes de ir a dormir porque durante la noche es cuando los ácidos actúan en nuestra boca debido a que se forman con mayor facilidad porque la secreción salival disminuye al dormir junto con la boca cerrada.

Las vacaciones de verano son la temporada perfecta para que mayores y niños aprovechen para acudir al dentista a revisar su salud bucodental.

Si estoy en la playa, ¿qué puedo hacer para cuidar mi higiene dental?

Aunque con el calor descuidamos a veces la atención de nuestra dentadura, si seguimos estos consejos podemos conseguir mantener nuestra salud bucodental intacta durante el verano:

– Se puede enjuagar la boca si comemos fuera para quitar los restos de comida que podamos tener

– Intentar llevar una dieta saludable donde incluir zumos de frutas, verduras y agua abundante para prevenir patologías orales

– En la medida de lo posible, evitar picar entre horas

– Intenta terminar las comidas consumiendo algún producto lácteo ya que gracias a sus propiedades de calcio, fósforo y vitaminas consiguen reducir los ácidos que producen las bacterias

– Masticar chicle sin azúcar tras las comida para ayudar a la limpieza de tu dentadura consiguiendo estimular la secreción de la saliva.

Debes tener activo el plugin WP Post Rating para que se visualicen las valoraciones.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *