Probablemente el chicle —al igual que sucede con la Coca-Cola— es una de las golosinas que más bulos y leyendas urbanas ha ido levantando a su paso.

Conforme el hábito de masticar chicle se iba extendiendo entre la población, en paralelo a ese desarrollo se difundían mitos tan curiosos como que los chicles son malos para la salud o que si te tragas uno se te pueden pegar las tripas.

En este artículo vamos a ver qué hay de verdad y qué hay de mentira en todas estas creencias que se asientan en el imaginario colectivo.

Principales mitos sobre el chicle

Todos, cuando éramos pequeños, hemos escuchado alguna vez mientras masticábamos un chicle, eso de: “ten cuidado y no te tragues el chicle, que se te queda pegado al estómago”.

Mientras que antes los mitos se divulgaban de una forma oral, ahora son las redes sociales o el WhatsApp el medio de difusión favorito para que una mentira se propague a toda velocidad.

La última de ellas es de hace unos pocos días: la falsa alerta sanitaria sobre una chuchería muy célebre entre los niños y que supuestamente causa destrucción del esmalte dental y la rápida aparición de caries dental.

Aunque en realidad esa alerta sanitaria no se ha producido, nadie puede negar que cualquier golosina con mucha azúcar puede provocar en los dientes de los niños destrucción del esmalte y aparición de caries.

Por esa razón, cualquier “chuche” que tenga demasiada azúcar en su composición debería ser consumida por los niños con bastantes limitaciones.

Masticar chicle tuerce los dientes

Masticar chicle ni tuerce los dientes ni provoca apiñamientos o maloclusiones.

Sin embargo, hacerlo de modo obsesivo no es bueno para la mandíbula.

De hecho, el abuso de este hábito puede tener repercusiones mandibulares, con consecuencias similares a las que produce el bruxismo: dolor, endurecimiento de los músculos maxilares o desgastes en las piezas dentales.

Masticar chicle daña los dientes

Vaya por adelantado que el consumo esporádico de goma de mascar no produce ningún efecto ni daño sobre los dientes.

Pero si se mastica chicle de un modo compulsivo, es posible que las sustancias conservantes y estabilizadoras de las que se compone el chicle (incluso aunque no tenga azúcar) provoquen descalcificación de las piezas dentales.

Masticar chicle blanquea los dientes

Este es otro mito muy extendido, por el que mucha gente piensa que masticando chicle habitualmente podrá tener una dentadura más blanca.

De hecho, los expertos en marketing de los principales fabricantes de goma de mascar se aprovechan de este mito a la hora de desarrollar nuevas líneas de productos.

Por esa razón, es fácil encontrar gamas de chicles que pregonan su poder blanqueador.

Sin embargo, por mucho que la publicidad afirme que es posible blanquear los dientes masticando determinadas marcas de chicle, se trata de algo que carece por completo de fundamento científico.

Pero sí que tiene un trasfondo relacionado con la higiene dental: como veremos más adelante, la goma de mascar sí que contribuye a limpiar algo los dientes si se toma después de comer.

Y esa limpieza, en determinados casos, puede producir la sensación de que los dientes estuviesen más blancos. Pero se trata de una sensación, no de una realidad.

Conviene dejar claro que la única forma de eliminar manchas permanentes y de devolver el color original de una pieza dental es a través de un blanqueamiento profesional.

¿Comer chicle es malo?

Entonces la gran duda de mucha gente tiene relación con la conveniencia o no de seguir masticando chicle.

Se trata de una pregunta a la que no se puede responder categóricamente, pues todo depende del grado de consumo.

Si tomas chicles de vez en cuando, no tendrás ningún problema.

Pero si estás todo el día masticando chicles —sobre todo si estos tienen un alto contenido en azúcar— lo probabilidad de sufrir caries es mucho más elevada.

Asimismo, el abuso de la goma de mascar puede llegar a ser malo en procesos de bruxismo, si padeces dolores de estómago o llevas ortodoncia (los brackets no hacen buenas migas con el chicle).

Entonces, ¿masticar chicle es bueno para los dientes?

Lamento no poder darte tampoco una respuesta absoluta.

Como te explicaba en el punto anterior, el consumo de chicle puede ser bueno o malo dependiendo de determinadas circunstancias concretas y de la cantidad ingerida.

Beneficios de comer chicle

Para que te quedes tranquilo, si te gusta tomarte algún chicle sin azúcar de vez en cuando, te voy a detallar cuáles son los principales beneficios de comer chicle para tus dientes:

  • Generas más saliva: si sufres de xerostomía o boca seca, el chicle mantendrá tu boca más hidratada.
  • Preservarás las piezas dentales en buen estado: el aumento de la cantidad de saliva protege tu dentadura contra las agresiones de las bacterias.
  • Reducirás la posibilidad de sufrir caries: el xilitol del que se componen muchos chicles contribuye a reducir la incidencia de caries.
  • Combatirás el mal aliento: los chicles mantienen un aliento más fresco y agradable.
  • Reducirás el estrés: el chicle sirve para liberar tensiones, aunque este beneficio puede terminar convirtiéndose en un arma de doble filo por el peligro relacionado con el bruxismo.
  • Mantendrás más limpia tu dentadura: si no puedes lavarte los dientes porque estás comiendo en la calle, un chicle puede limpiarte provisionalmente tus dientes (aunque no es un sustitutivo del cepillo de dientes).

El chicle siempre sin azúcar

El chicle solo es bueno cuando carece de azúcar.

Si no puedes consumir chicle sin azúcar —incluso aunque lo vayas a hacer como forma provisional de lavarte los dientes después de una comida—, es mejor que te abstengas de tomar uno con azúcar.

El chicle normal, como sucede con cualquier otro alimento azucarado, incrementa mucho el riesgo de destrucción del esmalte dental.

No debes olvidar que el azúcar es el mayor enemigo de la dentadura (y de la salud en general), pues aumenta mucho el riesgo de padecer caries.

¿Vas a seguir comiendo chicle como un loco?

Espero que tras leer este artículo tengas más claro si te conviene o no seguir tomando chicle.

De todas formas, si piensas que el consumo excesivo de chicle puede haber dañado tu dentadura, estaremos encantados de atenderte en nuestra clínica Avodent de Alcobendas.

Para que no tengas que esperar mucho, lo mejor es que pidas cita online rellenando este formulario

Comentarios desactivados