flemon

La primera vez que se tiene un flemón, lo lógico es preocuparse bastante debido a que uno de sus síntomas es la aparición inesperada de un bulto en la encía.

Pero quédate tranquilo: es bastante más común de lo que parece.

Estadísticamente, los flemones se encuentran entre las patologías odontológicas más habituales, además de ser de las más molestas y dolorosas.

Pero no te preocupes, ya que en este artículo te voy a explicar todo lo que tienes que saber acerca de los flemones para que puedas “vencerlos”.

¿Qué es un flemón dental?

Los flemones dentales –también conocidos como abscesos– son acumulaciones de pus que se producen en los tejidos blandos donde se apoyan los dientes.

Aunque luego veremos que hay varios motivos para su aparición, se suelen producir porque el esmalte se rompe y permite que las bacterias lleguen hasta la pulpa del diente.

Si eres de las pocas personas que nunca ha tenido uno, debes saber que se manifiesta como una inflamación en una parte de la encía provocada por la acumulación de pus infectado.

Principales motivos de aparición de un flemón

1. Las caries

Las caries sin tratar suelen encontrarse casi siempre detrás de un flemón. Por eso es tan importante acudir al dentista preventivamente, para que de ese modo podamos realizar el tratamiento adecuado.

De no hacerlo así, la caries puede evolucionar con una infección no controlada que destruye los tejidos blandos provocando cavidades en las encías, que son las zonas que se inflaman cuando se llenan de pus.

De lo que se trata cuando se acude al dentista, básicamente, es de evitar que la infección destruya el esmalte y la dentina, llegando hasta la pulpa y la raíz del diente. En esos casos, los vasos y los tejidos se inflaman y se produce la hinchazón característica del flemón.

2. Enfermedad periodontal

Cualquier enfermedad de las encías –como la gingivitis o la periodontitis– que no sea convenientemente tratada puede terminar derivando en un flemón.

3. Un traumatismo en cualquier parte de la boca

Cualquier clase de traumatismo generado en la boca puede producir la aparición de un flemón. Ten cuidado con los golpes, pinchazos y mordeduras que pueden provocar la aparición de un molesto flemón.

Sintomas más comunes de un flemón

Aunque los flemones son fáciles de reconocer, generalmente suelen venir acompañados por otros síntomas junto a la inflamación localizada en la encía.

  • Malestar general.
  • Fuerte dolor en la zona de aparición del absceso, que puede verse incrementado al morder, con el contraste de temperatura o al tocar la zona de la cara en donde se encuentra.
  • El dolor en el flemón puede ir acompañado también de dolor agudo en dientes y muelas.
  • Fiebre alta.
  • Mal aliento con un sabor amargo en la boca.
  • Sensibilidad al frío y al calor.
  • Inflamación de la cara, en la zona de aparición del flemón.
  • Dificultad para abrir la boca.

Tratamiento de un flemón

Si te aparece un flemón en la boca, lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista.

Una vez en la consulta, analizaremos cuál puede ser el origen de la inflamación, aplicando un tratamiento médico específico.

En la primera visita nuestra prioridad será aliviarte el dolor y combatir la infección. Por ello vamos a iniciar un tratamiento con antibióticos para atacar la infección y con antiinflamatorios para minimizar la hinchazón del flemón. De ese modo también erradicaremos el dolor.

Cuando haya remitido el flemón, entonces estudiaremos si con los antibióticos ha sido suficiente o será necesario realizar una endodoncia, empaste o colocación de una corona para atajar la causa del flemón.

Remedios caseros para los flemones

En el caso de que no puedas acudir inmediatamente a tu dentista, existen algunas soluciones caseras para hacer frente a un flemón.

1. Agua tibia con sal

Debes realizar enjuagues de agua templada con sal después de cada comida. Gracias a la acción de la sal, se obtiene un buen drenado del pus y un alivio en el dolor producido por el absceso.

2. Cebolla

La cebolla tiene un importante componente bactericida, así que no es mala idea masticar algo de cebolla cruda si se tiene un flemón.

Después de varios minutos masticando trozos de cebolla, notarás que la zona reduce su inflamación y se siente algo de alivio.

3. Hielo

El hielo tiene una función anestésica y antiinflamatoria, por lo que aplicando hielo en la zona afectada, verás cómo en poco tiempo se te alivia algo el dolor.

Pero es muy importante que utilices una bolsa, una toalla o un trapo, ya que el hielo directamente sobre la piel puede producir quemaduras.

¿Tienes un flemón? Te esperamos en Avodent

Pese a todos estos remedios caseros anteriormente expuestos, lo más indicado es el tratamiento odontológico.

Por eso, no lo dudes más: si tienes un flemón que te está volviendo loco, lo mejor es que te pases por nuestra clínica Avodent en la calle Constitución Nº 6 de Alcobendas.

¿Quieres pedir cita por adelantado? Puedes hacerlo rellenando este formulario o llamando a cualquiera de estos dos teléfonos: 91 654 17 13 o 91 005 22 43.

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

4 COMENTARIOS

Comments

    • Clínica dental Avodent says

      Hola, Walter:
      Lo ideal es que, en un futuro, ante esta situación hables directamente con el especialista que ha abordado tu caso. Él conoce la situación de tu boca y cómo se está desarrollando tu tratamiento y, por tanto, es el que mejor podrá aconsejarte con respecto a la medicación que debes tomar.
      Esperamos haberte sido de ayuda.
      ¡Muchas gracias y un saludo!

    • Carolina says

      Hol buenas noches tuve un hinchazón en la encía y con gárgaras de bicarbonato de sodio se me reventó que debo hacer?

      • Clínica dental Avodent says

        Hola, Carolina:

        ¡Muchas gracias por tu pregunta! Lo ideal es que acudas a una clínica odontológica para que sea un especialista el que valore el estado de tu encía y descarte cualquier posible problema.

        Esperamos haberte sido de ayuda.

        ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *