corona-de-zirconio

El otro día nos llamó un paciente con una urgencia.

Al parecer, había estado comiendo alitas de pollo y, mientras masticaba algo duro similar a un huesecillo del pollo, se le había roto un trozo de muela.

Este tipo de llamadas de urgencia pidiéndonos cita lo antes posible son bastante habituales: cuando se rompe una muela, la sensación es muy incómoda, ya que la muela rota suele tener filos cortantes que hacen daño en la lengua y en los tejidos próximos a la zona afectada.

El motivo por el que este paciente sufrió la rotura de su muela viene originado por una endodoncia a la que se sometió hace tiempo.

La endodoncia es un tratamiento orientado a preservar la pieza tras la eliminación del nervio, pero tiene sus pegas.

Debido a las elevadas presiones sufridas en los molares durante la masticación, es relativamente habitual que algunas muelas se lleguen a romper. Con el paso del tiempo, la pieza sometida a endodoncia va perdiendo fuerza por un proceso de deshidratación, con lo que la muela se vuelve más débil y quebradiza.

La solución que le propusimos a este paciente fue ponerle una corona de zirconio.

En este texto te voy a explicar las diferencias entre las coronas de zirconio y las de porcelana, para que así conozcas también sus principales ventajas.

 

Las coronas de porcelana pura

Al explicarle al paciente que lo mejor era ponerle una corona de zirconio, este se extrañó ya que solo conocía las de porcelana pura.

Lo cierto es que este material ha sido muy habitual hasta ahora.

Lo mejor de utilizar porcelana para la estética dental es que se obtienen grandes resultados:

  • El color se aproxima mucho a la tonalidad natural de los dientes. La cerámica tiene una transparencia natural muy similar a la de los dientes
  • El material es excepcionalmente resistente y ligero.
  • La bio-compatibilidad de las coronas de porcelana está fuera de toda duda. Al no emplearse materiales metálicos, se reduce mucho la posibilidad de sufrir alergias.

 

Las coronas de zirconio

El principal miedo de muchos pacientes a la hora de utilizar materiales poco habituales suele relacionarse con la posibilidad de que su cuerpo no reaccione bien al mismo.

A nuestro paciente —que conocía bien las ventajas de la porcelana—, aquello del zirconio le sonaba raro. Incluso llegó a pensar que podía tratarse de uno de esos materiales que terminan provocando rechazos, molestias y enfermedades.

Nada más lejos de la realidad: las coronas dentales de zirconio son consideradas por muchos como uno de los grandes avances de la odontología actual.

Los principales beneficios de las coronas de zirconio

Lo más destacado del zirconio es que ofrece la máxima bio-compatibilidad, con lo que los pacientes que optan por las coronas de zirconio alejan el riesgo de rechazos y molestias en encías.

Por esta misma razón, el zirconio asimismo es una garantía a la hora de evitar alergias en pacientes predispuestos a reacciones por culpa de determinados metales que antes se usaban para implantes, coronas y puentes.

Pero lo que rebate cualquier otro argumento, lo que hace que el zirconio realmente supere a la porcelana pura como material de referencia en lo que a coronas dentales se refiere, es su gran similitud con un diente de verdad.

Una corona de zirconio parecerá siempre más natural y luminosa que una de porcelana.

Como el zirconio es casi tan traslúcido como un diente natural, se obtiene un satisfactorio brillo y una gran capacidad de reflejar la luz. Algo que no sucede con la porcelana, que otorga un aspecto más artificial a la corona.

Otro tema a tener en cuenta es su resistencia.

Ya hemos visto que el problema de las muelas es que, en muchas ocasiones, tras una endodoncia, las muelas se vuelven más quebradizas. Y la función de la corona es mantener la consistencia y permitir la máxima potencia en la masticación.

Por eso, el zirconio se erige como una opción mucho más resistente y dura que la porcelana u otros materiales para coronas e implantes.

 

El precio de las coronas de zirconio

Hasta ahora hemos visto muchas ventajas, pero no he mencionado ni una sola pega sobre las coronas de zirconio.

En mi opinión, las coronas de zirconio son siempre mucho mejores que las de porcelana.

Ya he señalado que son más ligeras, resistentes, naturales y bio-compatibles que las de porcelana pura.

La única desventaja la encontraríamos en el precio, ya que una corona de zirconio será siempre algo más cara que una de porcelana.

No obstante, como sucede habitualmente en odontología estética, el precio más alto se justifica por un mejor resultado y una mayor duración. Con el zirconio se garantiza una corona que perdurará más en el tiempo, que siempre contará con una apariencia más natural y una mayor resistencia que la que proporciona la porcelana.

 

¿Cuál es la mejor opción?

Tras la lectura de este artículo deberías tener algo más claras las diferencias entre las coronas de zirconio y las de porcelana.

Pero si aún te quedan dudas sobre cuáles son las que más te convienen, lo mejor —si vives en la zona de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes— es que te pases por nuestra clínica Avodent, en donde podremos ofrecerte un consejo más personalizado y específico para tu situación personal.

 

Puedes pedirnos cita cumplimentando este formulario online.

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *