cuanto cuesta ir al dentista

Cada vez me sorprende más que una de las búsquedas más habituales en Google relacionadas con nuestro sector sea la de “precios de dentistas”.

La gente debe perder el miedo al precio de los tratamientos dentales, pues nuestros honorarios ya no son tan elevados como hace años. Además, hoy en día los seguros ofrecen opciones que incluyen la salud dental, lo que conllevan un ahorro en el precio final a pagar.

A pesar de eso, la idea de que los dentistas somos muy caros ha calado hondo en la población. Pero casi nadie es consciente de que lo verdaderamente caro y peligroso es no ir al dentista.

¿Te sorprende esta afirmación?

En este artículo te explico cuál es el precio de no ir nunca al dentista.

El miedo al dentista

Uno de los principales motivos para no acudir al dentista es el miedo que le producimos a muchos pacientes.

Aunque el estilo y la decoración de las clínicas dentales ha cambiado mucho (para evitar esa apariencia siniestra, de cámara de tortura, que tenían antes muchas consultas), aún son muchas las personas que se ponen nerviosas al sentarse en el sillón.

En más de una ocasión, he constatado mientras le ponía el babero al paciente que este se sentía tenso, nervioso o angustiado. Y aunque siempre explico que ahora los tratamientos son prácticamente indoloros, la creencia de que el dentista provoca dolor parece marcada a sangre y fuego en el imaginario colectivo.

Un paciente que llevaba más de diez años sin ir al dentista

Actualmente estoy atendiendo a un paciente de 53 años al que le faltan varias piezas dentales. Lo cierto es que se abandonó tanto que llevaba casi 10 años sin recibir ningún tratamiento odontológico.

La periodontitis descontrolada, junto con otros muchos problemas que no vienen al caso, ha provocado que fuese perdiendo no solo piezas dentales, sino incluso hueso de la mandíbula, con lo que ahora se hace muy difícil la colocación de implantes dentales.

Era tal su fobia al dentista que conforme los dientes se le iban cayendo siguió sin acudir a ningún odontólogo que le colocase implantes o prótesis. Y de no ser por su hija, que lo convenció de lo peligroso de su actitud, con toda seguridad se habría quedado completamente mellado.

Como en Avodent la primera consulta es gratis, nada más llegar se interesó mucho sobre cuál sería el precio que le cobraríamos por arreglarle toda la boca. Al conocer nuestras tarifas y las facilidades de pago, se planteó someterse al tratamiento. Sin embargo, le costó tomar la decisión por el miedo que le daba sufrir dolor.

Las consecuencias de no ir nunca al dentista

Antes de detallar cuáles son los principales riesgos de no acudir al dentista, quiero señalar que las visitas preventivas apenas provocan molestias o dolor.

Además, cuando se acude con cierta periodicidad al dentista, es más fácil descubrir problemas latentes y cogerlos a tiempo. De ese modo, se pueden emplear anestesias mediante óxido nitroso o geles para zonas superficiales (menos molestas de aplicar que mediante una inyección).

Por lo tanto, las visitas preventivas al dentista con carácter anual son imprescindibles. De no hacerlo así, podrían agravarse los problemas relacionados con tu salud bucodental, entre los que destacan:

  • Las infecciones: si sufres de dolor en las muelas y no acudes al dentista, estás desatendiendo una señal que tu cuerpo te lanza para indicarte que existe una infección descontrolada. No hace falta que te explique mucho más, ¿verdad?
  • Las caries: las caries no son solo cosas de niños. Los adultos también padecen caries, sobre todo cuando hay poca higiene dental. Es muy importante que las caries se traten a tiempo, para evitar una pulpitis, una periodontitis o que el diente termine pulverizado.
  • Bruxismo: un dentista puede detectar en una revisión rutinaria que aprietas con demasiada fuerza las mandíbulas. Para evitar males mayores, te proporcionará una férula con la que aliviar la presión. Pero si no vas nunca al dentista…
  • Rotura de muelas: otro de los daños típicos en los adultos es la rotura parcial o total de una muela. Es algo que un dentista puede solucionar reconstruyendo la muela rota y atajando la infección que destruye el diente.
  • Cáncer bucal: aunque no es una enfermedad muy habitual, sí que es cierto que la ausencia de atención odontológica suele encontrarse detrás de muchos casos.

Ahora ya sabes lo que puede llegar a costarte no ir al dentista

Tras ver cuáles son las consecuencias de no acudir al dentista, confío en que a partir de ahora lucharás contra tu fobia al dentista y empezarás a visitar periódicamente al dentista.

Ya sabes que si quieres pasarte por nuestra clínica Avodent (en Alcobendas), la primera consulta es gratis.

¿Vas a seguir ignorando tu salud bucodental?

Comentarios desactivados