cirugias e implantes

Si tu dentista de confianza te recomienda la cirugía dental para un problema con tu boca, tus dientes o tu mandíbula es comprensible que te entren dudas al respecto. Cualquier tipo de cirugía de la clase que sea no debe ser tomada a la ligera y la dental tampoco.

Pero eso no quiere decir que haya que tenerle miedo. La cirugía dental como tal es un término muy amplio que comprende desde actos simples como extracciones a complejos procedimientos quirúrgicos como son todos los relativos a implantes dentales.

La amplitud del término hace que dependiendo de qué se trate pueda ser llevada a cabo con simple sedación, anestesia local o, en los casos más complicados, anestesia general. Obviamente también teniendo en consideración el nivel de ansiedad del paciente ante el procedimiento al que se vaya a someter.

Cirugía de implantes y otras procedimientos comunes.

Como técnicas más habituales dentro del amplio panorama de la cirugía dental podemos encontrar las siguientes:

  • Cirugía de implantes: Reemplaza los dientes dañados o perdidos por otros artificiales cuya función y apariencia son como los naturales. Dependiendo del tipo de implante y la condición de la mandíbula así será la técnica concreta empleada. Lo más frecuente es que se realice en etapas y que el “ponerse implantes” conlleve por lo general varias semanas o meses.
  • Cirugía dental cosmética: Está destinada a mejorar tu sonrisa. Puede incluir desde la colocación de carillas o coronas en los casos de dientes individualmente descoloridos u otro tipo de técnicas como las gingivectomías (recorte de encías) para casos de “sonrisa gingival” o “de caballo”
  • Extracción de dientes retenidos: Estos dientes son los que en su crecimiento salen por donde no debieran o incluso no llegan a salir por lo que provocan mucho dolor y pueden llegar a causar problemas dentales. La cirugía dental puede estar recomendada en algunos casos, siendo los más frecuentes los de muelas del juicio.
  • Cirugía mandibular correctiva: Puede estar indicada para determinados casos de ATM, mejorando el encaje de las dentaduras y corrigiendo los problema de encaje de las mismas.
  • Tratamiento y corrección de traumatismos y deformaciones faciales. La cirugía dental también incluye la reparación de los daños causados por traumas en la cara, boca, dientes o mandíbulas.

¿Cómo es la experiencia de pasar por un tratamiento de cirugía dental?

Ya sea porque necesites cirugía dental para aliviar el dolor de una muela del juicio o quieras mejorar tu sonrisa de forma radical lo mejor que puedes hacer es saber qué esperar de la experiencia.

Pregunta a tu dentista de confianza cuánto tiempo va a durar y que tipo de anestesia va a emplear. Ten claro los pasos que debes seguir por tu cuenta para una correcta recuperación tras la operación.

Que no se te olvide preguntar si hay tipo de alimentos que tienes prohibidos, cómo mitigar el dolor en el caso de que se presente y en general qué atenciones debes darle a la herida mientras se cura.

No es raro que la gente que ha pasado por algún proceso de cirugía dental se sienta incómoda. Son normales episodios de sangrado puntuales de encías, dolor en la zona operada, hinchazón en cara y zona operada, rigidez o incapacidad de abrir la boca totalmente. Por eso es fundamental seguir las indicaciones del profesional para el periodo postoperatorio en todo momento.

La mayoría de las personas desconocen que pueden ser perfectos candidatos para una cirugía dental por la sencilla razón de que no saben cómo de mal están sus bocas. Por eso es muy importante acudir a tu dentista periódicamente para identificar las posibles amenazas a la salud de tu boca.

Si necesitas una clínica dental de confianza en Alcobendas y alrededores, Avodent está a tu disposición para todo tipo de consultas y asesoramiento. No dudes en concertar una cita con nosotros.

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)