Qué es la saliva: funciones y curiosidades

Te has fijado que en alguna ocasión nuestra almohada ha quedado “mojada” por nuestro profundo sueño y te has preguntado: ¿Por qué babeo al dormir? Levantarte con la almohada mojada puede resultar muy bochornoso, pero deberías saber que generar saliva al dormir es una señal de salud. En el artículo de hoy, hablaremos de qué es la saliva, sus funciones y curiosidades sobre la saliva.

Qué es la saliva

La saliva, está compuesta por agua en un 99% y el 1% que resta son un conjunto de sustancias orgánicas e inorgánicas, que procede de seis glándulas salivares (dos parótidas, dos sulinguales y dos submaxilares). Las glándulas salivares segregan saliva durante las 24 horas del día, aumentando la producción antes durante y después de las comidas, y disminuye considerablemente durante la noche.

La composición y calidad de la saliva influyen en la salud de nuestro cuerpo. Cada uno de los componentes de este fluido desempeña un papel muy importante y especifico. Entre las funciones de la saliva se encuentra: la limpieza de la boca, la preparación de los alimentos para ser tragados, la apreciación de los sabores, la fonación o la digestión, la protección de los dientes y la acción antimicrobiana que nos protege de las bacterias y el mal aliento.

Nos damos cuenta que la saliva no sólo cuida de nuestra salud bucodental, además, interviene en procesos del organismo como la digestión, por lo que es debemos prestar atención a las alteraciones en el flujo salival, como un exceso de salivación (sialorrea) o una cantidad inferior a lo habitual (hiposalivación o xerostomía).

Funciones de la salivafunciones de la saliva

  • Lubrica y protege la mucosa oral y la dentadura.
  • Remineraliza las capas superficiales de los dientes.
  • Ayuda en la preparación del bolo alimenticio y facilita su deglución y su tránsito a través del tubo digestivo, protegiendo el esófago y evitando los atragantamientos.
  • Contribuye a que las papilas gustativas identifiquen mejor el gusto de los alimentos.
  • Destruye los microorganismos que quedan después de la comida.
  • Mantiene el pH de la boca, disminuyendo los ácidos perjudiciales para el esmalte dental.
  • Arrastra las bacterias, impidiendo que se forme placa dental. La enzima lisozima, que se encuentra en la saliva, combate determinados tipos de bacterias.
  • Acción antimicrobiana.
  • Ayuda a diagnosticar algunas enfermedades y a prevenir posibles complicaciones.

La principal función de la saliva en cuanto a protección es actuar sobre las bacterias orales que se encuentran en la boca, ejerciendo efectos antimicrobianos y nutricionales para estimular su crecimiento. Es una de las funciones más importantes porque permite eliminar las bacterias patógenas y mantener la flora saludable.

Gracias a la acción de protección mecánica que ejerce, la saliva lubrica alimentos con texturas más duras para formar el bolo alimenticio y dirigirlo a través del tubo digestivo. A su vez, la protección antimicrobiana con sus propiedades antisépticas e inmunitarias permiten realizar el lavado y arrastre de bacterias y toxinas orales (autoclisis salival).

La saliva también equilibra los altos niveles de acidez neutralizando el pH oral. De manera que, ayuda a remineralizar los dientes cuando están inmersos en ácidos y en consecuencia, previene la aparición de caries dental y otras complicaciones orales.

El conjunto de funciones que cumple la saliva protege la boca y los dientes de posibles enfermedades. La hiposalivación es un ejemplo de disminución de la saliva y proliferación de microorganismos patógenos en la boca, presentándose complicaciones como susceptibilidad a hongos como la Cándida Albicans, y mayor actividad acidogénica de los microorganismos. Por lo que, el normal funcionamiento de la saliva en nuestra boca es fundamental para evitar las infecciones de nuestros dientes y el riesgo de caries. Los especialistas recomendamos mantener unos buenos hábitos de higiene bucal e incrementar el uso de agentes fluorurados, para ayudar a la saliva a remineralizar los dientes y cuidar el tejido dentario.

Como hemos dicho, durante la noche, se reduce la producción de saliva debido al menor uso que hacemos de ella, por lo que su acción protectora se ve también disminuida. Es por este hecho, que como especialista de clínica Avodent aconsejamos a todo el mundo cuidar de la higiene bucal, cepillarse los dientes antes de ir a dormir y acudir de manera regular al dentista para detectar si hubiera alguna anormalidad en nuestro proceso de secreción.

Babeas al dormirdormir y saliva

Como comentábamos al inicio del artículo, puede que encontrar la almohada mojada sea una de las sensaciones más desagradables y quizás, bochornosas. Pues bien, vamos a intentar explicar el porqué y dar algunos consejos para evitar levantarnos con la almohada babeada.

En nuestra boca se produce un promedio de un litro de saliva al día. Cuando estamos despiertos, no tenemos ningún tipo de babeo porque los músculos están tensos y trabajan para que la saliva no se escape al exterior. Sin embargo, mientras estamos dormidos nuestros músculos se relajan y la boca suele quedarse abierta, generando el babeo. Las consecuencias de este hábito, nada agradable, pueden perjudicar la salud de nuestros dientes y ser causado por:

  • La necesidad de respirar por la boca;
  • Pérdida de la tonicidad en los músculos;
  • Mala postura al dormir;
  • Alergias como la rinitis y la sinusitis;
  • Apnea del sueño.

Para evitar babear al dormir, te recomendamos llevar a cabo los siguientes consejos:

  • Respirar por la nariz
  • Dormir boca arriba
  • Consultar con un especialista para determinar la causa de que se produzca el babeo por la noche.

Problemas en las glándulas salivalesproblemas en las glándulas salivales

Las glándulas salivales las localizamos en la boca, son las que segregan las saliva, también llamado esputo. Tenemos tres pares de glándulas salivales grandes y cientos de glándulas pequeñas.

Tener problemas en las glándulas salivales puede alterar el funcionamiento e inflamarlas. Los síntomas asociados son:

  • Un mal sabor en la boca.
  • Problemas para abrir la boca.
  • Boca seca.
  • Dolor en la cara o boca.
  • Inflamación en la cara o cuello.

Algunas de las causas de los problemas en las glándulas salivales son:

  • Infecciones;
  • obstrucción;
  • cáncer;
  • paperas;
  • síndrome de Sjögren.

Curiosidades sobre la saliva

  • Una persona adulta segrega entre uno y medio y dos litros de saliva cada día, sobre todo en respuesta a estímulos como el hambre, el deseo sexual y el estrés. La mayor parte de la saliva se conduce al interior del sistema digestivo donde se reciclará, y la otra parte quedará evaporada.
  • La composición de la saliva es una barrera de defensa del cuerpo contra las infecciones. Los compuestos de la saliva tienen una función antibacteriana y antifúngicas que eliminan la mayoría de los microbios que entran en nuestra boca.
  • El pH que tiene la saliva evita que los dientes sufran oxidaciones y/o corrosiones. El pH evita que aumente la acidez en nuestra boca.
  • La saliva es el lubricante que protege nuestros dientes de la corrosión a la que estarían expuestas.
  • Las enzimas que posee nos ayudan a digerir los alimentos, facilitando la digestión. Las enzimas recorren, con el alimento, el tubo digestivo para facilitar el paso de algunas sustancias al torrente sanguíneo antes que actúen los ácidos gástricos, que seguramente terminarían degradando.

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *