que es una endodoncia

Has acudido a una revisión rutinaria y el dentista te ha prescrito una endodoncia.

Si nunca te has sometido a este tipo de tratamientos, es probable que un sinfín de dudas surquen tu pensamiento.

Incluso puede ser que te entre algo de miedo. Es normal: a todo el mundo le asusta lo desconocido.

Sin embargo, la endodoncia es un tipo de tratamiento de lo más común, que todos los odontólogos estamos muy acostumbrados a hacer (seguro que te suena más eso de desvitalizar o “matar el nervio”).

Para conocer cuáles son las 5 cosas básicas que debes saber sobre la endodoncia —y que nunca te atreviste a preguntar hasta ahora—, sigue leyendo.

¿Qué es una endodoncia?

Lo primero que debes saber es que la endodoncia es una técnica que evita la extracción de piezas dentales.

En los casos en los que una infección ha provocado una necrosis de la pulpa (el tejido blando que se encuentra dentro del diente y que contiene las terminaciones nerviosas y los vasos sanguíneos), será necesario llevar a cabo una endodoncia para evitar tener que sacar el diente completo.

La endodoncia, por tanto, consiste en acceder a la cavidad pulpar mediante la práctica de un agujero en la corona. A través de ese agujero se procederá a la retirada del tejido necrosado, para después volver a sellar ese conducto que se ha abierto en el diente.

Lo que debes saber sobre la endodoncia

Si nunca te has sometido a un tratamiento de endodoncia conviene que sepas cuáles son las claves de este procedimiento.

1.- ¿Cuáles son los problemas en el diente que conllevan la realización de una endodoncia?

Lo habitual es que las endodoncias se lleven a cabo por culpa de una caries que infecta el interior de una pieza dental.

No obstante, existen otros motivos por los que será necesario efectuar una endodoncia y que no están relacionados con las caries:

  • Traumatismos y golpes en los dientes que afectan a la pulpa.
  • La erosión de los dientes por la fricción entre ellos, que terminan generando pulpitis en el interior de los dientes.
  • Cualquier patología que provoque una infección en la cavidad pulpar de un diente.

En esos casos, la mejor forma de atajar la infección y necrosis de la pulpa en el interior del diente será mediante una endodoncia.

2.- Los síntomas que indican la necesidad de una endodoncia

  • Sensibilidad al frío, al calor o a los contrastes de temperatura.
  • Dolor intenso mientras se mastica. A veces el dolor viene y va.
  • Que el diente afectado —al que habrá que hacer la endodoncia— cambie de tonalidad.
  • Aparición de flemones o fístulas cerca del diente son claros indicadores de que hay una infección en el interior del mismo.

3.- La endodoncia requiere anestesia

Al trabajarse directamente sobre las terminaciones nerviosas, el dolor de una intervención a lo vivo podría llegar a ser insoportable para el paciente. Por esa razón, conviene aplicar anestesia antes de practicar una endodoncia.

La anestesia se aplica pinchando al paciente anestesia local directamente en la encía. La inyección con la anestesia tiene una aguja tan fina y es tan precisa que apenas se notan molestias (en gran medida también porque el efecto de la anestesia es inmediato).

4.- Tras la endodoncia es posible que se sienta algo de dolor

Conforme se va pasando el efecto de la anestesia, lo lógico es que el paciente sienta algunas molestias durante los días siguientes a la intervención.

Generalmente no serán muy graves, por lo que mediante la administración de analgésicos se superarán estas molestias.

Pero lo bueno es que la endodoncia sí que termina definitivamente con los dolores provocados por las infecciones dentro de los dientes, además de evitar la extracción de piezas dentales.

Asimismo, en esos días posteriores a la realización de la endodoncia el riesgo de infección puede aumentar, así que en muchas ocasiones el dentista también recetará al paciente algún antibiótico que minimice dicho riesgo.

5.- El éxito de una endodoncia es elevadísimo

Pese a que en Internet se han instalado ciertos falsos mitos sobre la poca efectividad (y la supuesta peligrosidad) de las endodoncias, esta creencia carece de todo fundamento científico.

De hecho, el éxito de las endodoncias está fijado entorno a un 95% de las intervenciones totales, un porcentaje de efectividad inigualable.

Además, si renuncias a someterte a una endodoncia pensando en que no saldrá bien, la única alternativa que te queda es la pérdida del diente.

La endodoncia es mucho más sencilla de lo que parece a primera vista

Ya hemos visto que las endodoncias forman parte del día a día de cualquier clínica dental.

En Avodent estamos acostumbrados a hacerlas a diario, pues de ese modo salvamos muchas piezas dentales que de otra forma habríamos tenido que sacar.

Por eso quédate tranquilo: es mucho mejor someterte a una endodoncia que quedarte mellado.

Si tras la lectura de este artículo aún te quedan dudas sobre la endodoncia, puedes preguntarnos lo que quieras en los comentarios de un poco más abajo.

Y si resides en la zona de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, puedes venir a vernos directamente a nuestra clínica. Estamos en la calle Constitución, 6, de Alcobendas.

Por el coche no te preocupes, ya que nuestros pacientes no tienen que pagar aparcamiento.

Comentarios desactivados