quitarse las muelas del juicio

Respecto a las muelas del juicio hay tanta desinformación, son tantos los mitos que circulan con extrañas recomendaciones, que es mejor olvidarse de todo lo que se escucha por la calle y hacer solo caso al dentista que te esté tratando.

Sin embargo, como en este blog de Avodent, a parte de informar a los lectores también intentamos formarles, quiero que este artículo sirva para conocer en profundidad qué son las muelas del juicio y si es o no necesario extraerlas.

Los mitos más comunes sobre las muelas del juicio

En general la salud dental está plagada de falsos mitos, de malas costumbres y de consejos erróneos que pueden llegar a ser muy dañinos.

Y los bulos más habituales que circulan por la calle —y también por Internet— suelen tener como protagonistas a las muelas cordales (denominación técnica de las muelas del juicio).

Son estas muelas las favoritas de casi todo el mundo a la hora de contar experiencias terribles sucedidas a conocidos y familiares lejanos.

Todos hemos escuchado alguna vez lo mal que lo pasó determinada persona cuando le sacaron las muelas del juicio, llegando algunas narraciones a asemejarse más a relatos de terror gore al estilo de La matanza de Texas que a una cuestión meramente sanitaria.

Qué son las muelas del juicio

Las muelas del juicio son los últimos molares que salen en la mandíbula, justo en la zona maxilar al fondo de la misma.

Suelen aflorar en los seres humanos a partir de los 16 años, por eso la sabiduría popular siempre entendió que estas piezas dentales aparecían cuando las personas se volvían adultas y empezaban a tener más juicio que un niño.

El gran problema es que no todos los pacientes tienen hueco para que erupcionen los últimos molares. Por eso motivo, es habitual que en determinadas personas aparezcan molestias, dolores, inflamaciones o muelas giradas o torcidas.

Los mitos más populares relacionados con las muelas del juicio

  • A todo el mundo le salen las muelas del juicio: no todos los seres humanos tienen muelas cordales. También hay casos en los que solo salen algunas y el resto no terminan de erupcionar.
  • Las muelas cordales empujan y descolocan al resto de los dientes cuando salen: el apiñamiento dental no se produce por culpa de la presión de las muelas del juicio sobre el resto de los dientes. Si carecen de sitio para salir, lo más probable es que estas salgan torcidas. Pero nunca empujarán al resto de los dientes.
  • Las muelas del juicio son las más grandes: esto tampoco es así. Es más: en muchos casos las cordales superiores suelen ser incluso más pequeñas que el resto de las muelas. Este mito puede originarse debido a que las muelas del juicio son más difíciles de extraer, pues en ocasiones tienen grandes raíces.
  • Después de una extracción no se deben cepillar los dientes: esto no es cierto. De hecho, la limpieza dental debe ser todavía más rigurosa tras la extracción de las muelas del juicio.

¿Realmente es bueno quitarse las muelas del juicio?

Sobre este tema la cultura popular ha inventado una gran cantidad de leyendas y recomendaciones que poco o nada tienen que ver con la práctica odontológica habitual.

Aunque no hay una respuesta absoluta a la pregunta de si es necesario sacarse las muelas del juicio, habría que explicarle a todos los lectores que la extracción solo se recomienda cuando alguna de las muelas no está aflorando como debería.

Por lo tanto, si las muelas del juicio están saliendo bien, se alinean correctamente con el resto de las piezas dentales y las encías que cubren la zona cordal están sanas, no se recomienda quitar las muelas del juicio.

Pero esto no es algo que sucede siempre, ya que algunos pacientes sufren molestias durante la erupción.

A continuación vamos a ver cuáles son los motivos concretos por los que conviene que se quiten las muelas del juicio:

  • Las muelas adoptan una posición incorrecta: si las muelas no salen bien, entonces quedarán retenidas, impactadas contra el segundo molar e incluso incrustadas en el hueso de la mandíbula. En esos casos es lógico que se produzca dolor y que sea necesario la retirada de las mismas.
  • Si las muelas del juicio no han aflorado: pueden provocar quistes o daños en la raíz de la segunda muela. En ese caso conviene también que se extraigan.
  • Si la zona de tejidos blandos cercana a las cordales se suele infectar con cierta frecuencia: en ese caso también es muy positivo que se quiten ya que son estas muelas las causantes de las infecciones (por la dificultad del cepillado).

Inconvenientes de sacarse las muelas del juicio

Aunque en determinados pacientes la extracción de las muelas del juicio puede ser muy beneficiosa, es conveniente que sepan que también existen algunos pequeñas molestias aparejadas a la intervención:

  • Dolor: sacarse las muelas del juicio puede provocar un dolor algo más elevado de lo habitual. Pero gracias a los actuales sistemas de anestesia, las molestias cada vez son menores. Si el dolor es excesivo, el dentista puede recetar algún analgésico.
  • Inflamación: dependiendo de cómo estuviesen saliendo las muelas cordales, tal vez se produzca una leve hinchazón de la boca y parte de la cara. Pero esta molestia suele mejorarse bastante aplicando un poco de hielo.
  • Infección: tras la intervención, se pueden producirse infecciones que serán convenientemente tratadas con antibióticos prescritos exclusivamente por tu dentista.
  • Hematomas: estas extracciones suelen provocar la aparición de moratones o decoloraciones en la zona de las mandíbulas a los 2 o 3 días de la misma. No te asustes si te salen, ya que aplicando calor húmedo se mejorarán los hematomas rápidamente.

¿Sigues sin saber qué hacer con tus muelas del juicio?

Si tras la lectura de este texto todavía te quedan dudas, puedes consultarnos personalmente en nuestra clínica Avodent, de Alcobendas.

Pide cita online rellenando este formulario.

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

2 COMENTARIOS

Comments

  1. Hola, me esta saliendo una muela Cordal ya tengo casi los 8 días con el dolor , es muy fuerte, quiero saber si lo mejor es quitarla o no?

    • Hola, Cyndi:

      Para valorar si debemos extraer o no una muela del juicio, es necesario realizar una serie de pruebas diagnósticas. Por ello, sentimos decirte que, sin valorar tu caso en persona, nos es imposible darte una respuesta certera.

      Nuestro consejo es que tomes analgésicos para aliviar las molestias y que acudas a una clínica dental para que sea un odontólogo especializado el que valore si se debe extraer o no la pieza dental.

      Esperamos haberte sido de ayuda.

      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *