Se pueden regenerar las encías

Sin saber por qué, notas cómo se te han retraído las encías y ahora tus dientes parecen más largos y afilados que antes. 

Aunque las enfermedades periodontales se constituyen como el principal motivo de la retracción de encías, también hay casos en los que el origen puede estar ligado a un lavado de dientes demasiado agresivo o al uso de un cepillo de cerdas duras.

De cualquier forma, conviene que sepas que esta recesión está dejando sin protección, en buena medida, a tus dientes. Y es que éstos se encuentran más expuestos a posibles daños -afección de caries, sensibilidad dental, etcétera-. 

Si éste es tu caso, no hace falta que te alarmes. Las encías no se regeneran naturalmente, pero a día de hoy sí existen diferentes terapias destinadas a recuperar el tejido perdido

En este artículo quiero que conozcas en qué consisten y cómo son estos tratamientos, y en qué casos se llevan a cabo con éxito. 

¿Por qué se retraen las encías?

En Odontología consideramos que existe una recesión gingival cuando los tejidos de las encías que recubren y protegen los dientes menguan, dejando al descubierto parte del diente e incluso la raíz del mismo.

Este fenómeno suele estar causado por un desgaste mecánico, la afección de un proceso inflamatorio o algún elemento que provoca irritación. Los tejidos gingivales son muy sensibles y, por este motivo, se retraen ante un posible daño.

Cómo regenerar las encías sin cirugía

¿Cuáles son las causas de la recesión gingival?

Esta irritación puede venir provocada por varios motivos:

  • Enfermedades periodontales en estado avanzado -periodontitis-.

  • Cepillados agresivos, empleando una técnica incorrecta o cepillos de cerdas duras que irritan las encías.

  • Maloclusiones bucodentales.

  • La afección de bruxismo -o el hábito involuntario de rechinar los dientes-.

  • Morderse las uñas o morder, en general, objetos duros.

  • El roce de aparatos de ortodoncia mal colocados.

  • Las restauraciones dentales poco precisas, que presionan sobre la encía.

  • Traumatismos o fuertes golpes en la boca.

  • La existencia de una predisposición natural ligada a un origen genético.

Principales consecuencias de la retracción de encías

En un inicio, podemos pensar que el principal problema que acarrea tener las encías retraídas es meramente estético. Y es que es cierto que la sonrisa de quienes padecen retracciones gingivales deja de ser homogénea al mostrar una mayor cantidad de diente de lo habitual. 

Sin embargo, el hecho de tener las encías retraídas también tiene consecuencias negativas a nivel funcional. Las retracciones gingivales:

  • Aumentan la sensibilidad dental al frío o al calor.

  • Es más fácil que se acumule sarro en las bolsas periodontales, al estar estas más expuestas.

  • Se incrementa la erosión de los dientes, al perder éstos su protección frente a estímulos externos.

  • Es posible que los dientes se muevan y que, en casos más avanzados, terminen cayéndose.

Mucha gente piensa erróneamente que esta retracción es inevitable con el paso de los años. Y es que la creencia popular suele relacionarlo con la edad y el paso del tiempo. 

Sin embargo, esto no es así: la recesión se puede producir a cualquier edad. Y no solo eso: también puede atajarse, ya que las encías se regeneran si se llevan a cabo los tratamientos y cuidados necesarios.

¿Cómo se pueden regenerar las encías?

Sentimos decirte que las encías no se regeneran solas. Y es que una vez que se haya producido una retracción, solamente podrá recuperarse dicho tejido con un tratamiento odontológico. 

Aunque estamos ante un problema de relativa gravedad, existen varias soluciones que nos permitirán regenerar encías retraídas.

En este caso, la solución puede venir de la mano de la cirugía plástica y reparadora, cuyo objetivo es reconstruir y hacer que la encía vuelva a su estado natural.

Mientras que en otro artículo ya expliqué la técnica de la gingivectomía (dirigida a aquellas personas que muestran demasiada encía al sonreír) a la hora de reparar las encías retraídas efectuaremos una gingivoplastia.

Este tipo de intervenciones quirúrgicas tienen la misión de recuperar la encía del paciente mediante injertos.

Injerto de encía

Este procedimiento consiste en extraer una pequeña parte del tejido del paladar para injertarlo en la zona de la encía que se ha retraído.

Lo bueno de este tipo de operaciones es que apenas necesitan puntos de sutura, puesto que para las mismas empleamos el SIRO laser Blue de Sirona, un láser dental orientado específicamente a cirugías gingivales poco invasivas.

Caso real de encías regeneradas

Tratamiento con Emdogain

En algunos casos se puede reconstruir encía y diente usando medicamentos como Emdogain, un fármaco compuesto de proteínas biológicas y factores de crecimiento.

Su función es que el cuerpo genere de nuevo hueso y tejidos en la zona en la que se ha visto mermada su cantidad. De ese modo, la encía se regenera de un modo natural.

¿Cómo evitar que las encías se retraigan?

Parece que los dentistas nos centramos siempre en lo mismo, pero la mejor manera de evitar esta retracción es siendo cuidadosos en cuanto a nuestra higiene y nuestras revisiones dentales. 

Por lo tanto, el primer paso es que extremes tu limpieza oral. Para ello, debes seguir las siguientes pautas: 

  • Cepíllate los dientes al menos 3 veces al día, empleando una técnica de barrido en dirección de encía a diente para evitar daños innecesarios. 

  • Usa también seda dental, cepillos interproximales e irrigadores dentales o waterpik para completar tu higiene oral. De esta manera, mantendrás limpios no solo los dientes, sino también los espacios interdentales y la zona que une los dientes y las encías -donde se deposita el sarro o que provoca la gingivitis-. 

  • Mucha gente piensa que ejerciendo más fuerza y presión en las encías, eliminará de manera eficaz la placa dental. Sin embargo, lo único que están haciendo es provocar una irritación de las mismas. Recuerda emplear un cepillo de cerdas suaves o medias para mantener tus encías en perfecto estado. 

Pero eso no es todo: además debes acudir a tu dentista de confianza con regularidad para que revise el correcto estado de tus dientes y encías. Además, recuerda que debes hacerte una limpieza dental profesional al menos una vez al año. En ella, el periodoncista o el equipo de higienistas bucodentales profundizarán más en la higiene de las zonas a las que no eres capaz de llegar con tu cepillo de dientes. 

Solo de este modo estarás garantizando que tus encías se mantengan sanas y en perfecto estado. 

¿Te has mirado al espejo y te parece que tus dientes son más alargados que antes?

Es posible que, si tienes la impresión de que ahora tus dientes parecen más largos que antes, tus encías se estén retrayendo. Si esto te sucede, es necesario que acudas a un especialista para que valore tu caso.

En Avodent somos expertos en estética dental y periodoncia.

Por ello, si éste es tu caso, te invitamos a acudir a una primera visita gratuita en nuestra clínica dental en Alcobendas.

En ella, valoraremos el estado de tus boca, discerniremos cuál es el motivo de esta retracción y te informaremos acerca de los tratamientos para regenerar las encías.

Para reservar tu cita, puedes llamarnos por teléfono al 91 654 17 13 o, si lo prefieres, rellenar el formulario de contacto de nuestra página web. ¡Te esperamos! 

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *