Cada cuánto tiempo debo ir a una revisión dental

En España se ha arraigado una costumbre —aunque afortunadamente va cambiando entre las generaciones más jóvenes— por la que la gente solo va al dentista cuando se muere de dolor.

Olvidan que la función del dentista es, sobre todo, preventiva. Por eso, si se acude con regularidad, muchos de los problemas desaparecen y el dolor bucodental cada vez tendrá menos presencia.

Hoy te explico los motivos por los que debes acudir al dentista con cierta frecuencia y te indicaré los plazos generales más habituales para una revisión dental.

¿Por qué la gente le tiene tanto miedo a la revisión dental?

La fobia al dentista se articula en torno a 2 creencias erróneas:

  • La primera de ellas es el precio. Ahora veremos que eso hoy en día ya no es un obstáculo.
  • El segundo motivo por el que la gente retrasa la visita al dentista es por el miedo al dolor. Algo que también está superado.

Vamos a analizar ambas razones, porque la cosa tiene miga.

El precio de una revisión dental

Nadie puede negar que antaño los dentistas eran caros.

La nuestra ha sido siempre una profesión que ha requerido no solo de una notable inversión en instrumental y tecnología, sino también de mucha cualificación (ahora más que nunca).

Además, antes tampoco había mucha oferta, con lo que los precios tendían a elevarse en muchas ocasiones de forma injustificada.

Pero hoy en día la oferta de dentistas es mucho más amplia, debido a que hay más facultades donde estudiar Odontología (como titulación específica desligada de la carrera de Medicina).

Por otra parte, las clínicas multidisciplinares también han proliferado mucho. Por no hablar de franquicias que ofrecen servicios dentales low cost (aunque lo que es realmente low cost son los presupuestos previos que dan a los clientes, con unas condiciones que luego no se suelen cumplir).

La oferta de dentistas, por tanto, es abundante y variada. Por ese motivo —al que también ha contribuido la crisis y la función social de nuestra profesión— los precios de los tratamientos son ahora sensiblemente más bajos.

Sin embargo, este no es el único motivo: una revisión dental es mucho más barata que el tratamiento que habrá que efectuar cuando la falta de atención odontológica provoque un problema.

El miedo al dentista

El otro motivo por el que la gente evita acudir al dentista es por miedo.

Miedo al dolor, miedo al instrumental, miedo al ambiente que se respiraba en las consultas de antaño…

Pero hoy en día la cosa ha cambiado mucho.

Si conoces nuestra clínica Avodent, habrás comprobado que no tiene nada que ver con lo que era habitual hace 30 o 40 años.

Nuestro estilo —tanto desde el punto de vista decorativo, como de atención al paciente, indumentaria del personal sanitario e incluso tecnológico— es mucho más desenfadado y moderno.

¿En qué consiste una revisión dental periódica?

Antes de nada, hay que remarcar que todo el mundo debería acudir al menos una vez al año al dentista.

Eso siempre que se goce de buena salud dental. En caso contrario, las visitas tienen que ser más habituales y adaptadas a cada patología en concreto.

Una revisión dental tiene 2 objetivos:

  • Limpiar aquellas zonas de la dentadura a las que no se puede llegar con la limpieza dental diaria (incluso aunque se utilice seda dental).
  • Prevenir futuros problemas y comprobar que la salud bucodental del paciente es óptima.

1ª fase de la revisión: entrevista con el paciente

El proceso de revisión preventiva comienza con un diálogo en el que el dentista le solicita al paciente una serie de datos importantes:

  • Saber si existen problemas y enfermedades como la diabetes, cardiopatías, trastornos inmunodepresivos (SIDA, leucemia…) y que pueden tener implicaciones en la salud bucal.
  • El paciente también debe explicarle al dentista si ha sentido alguna molestia en dientes, encías, lengua o mucosas. Esa información es básica para hacer la posterior exploración.

2ª fase: exploración directa

Con esa información en mente, el dentista procederá a realizar una inspección que trata de encontrar indicios de:

  • Caries.
  • Enfermedades periodontales.
  • Posibles empastes deteriorados.
  • Problemas de oclusión.
  • Rasgos que indicarían un posible cáncer bucal.
  • Posibles cambios desde la última revisión.

3ª fase: limpieza dental

La parte más importante de la visita preventiva al dentista.

La limpieza consiste en la retirada del sarro que ha quedado depositado bajo las encías. Para ello puede utilizar una espátula con forma de gancho o un instrumento que emite ultrasonidos y que retira todo el sarro que puede causar infecciones y gingivitis.

Asimismo, el dentista también pule los dientes para que estos se muestren más limpios y brillantes.

¡Y lo mejor de todo es que el proceso es indoloro y no requiere de anestesia!

¿Has visto que la revisión dental no es para tanto?

Supongo que tras la lectura de este artículo te habrá quedado claro que una revisión dental tiene muchos beneficios y ninguna pega. Así que no esperes más y acude a tu dentista habitual para que te haga una revisión preventiva.

Si vives por la zona de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, estaremos encantados de atenderte en nuestra clínica Avodent. ¡Te esperamos!

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *