Ya te he explicado en varias ocasiones que el cepillado de dientes tiene un objetivo prioritario: la eliminación del sarro o placa bacteriana.

Si no se retira de los dientes esa película pegajosa generada por la propia saliva, las enfermedades en las encías son casi seguras.

El problema es que la gente en general no suele mantener la higiene bucal correcta.

Además de eso, las técnicas de cepillado dental tampoco se conocen bien y no se ejecutan de la forma en que deberían.

Al final tenemos como resultado que la placa se va acumulando por debajo de las encías, provocando a medio plazo gingivitis o periodontitis.

Por ese motivo, en este artículo te voy a explicar una de las mejores técnicas de cepillado de dientes, que además te servirá para retirar la mayor cantidad de placa posible: la técnica de Bass.

Cómo cepillarse los dientes correctamente

Aunque en este tema se está mejorando mucho, todavía hoy en día la limpieza de dientes puede considerarse como la gran asignatura pendiente de muchos españoles.

Mientras que antes el problema odontológico más habitual era la ausencia por completo de higiene dental, hoy en día es algo en lo que parece que la población empieza a concienciarse y a tomarse más en serio.

Sin embargo, a pesar de que hoy en día la gente suele lavarse los dientes con cierta frecuencia, la periodicidad con la que lo hacen no es suficiente, puesto que todo el mundo debería limpiarse después de cada comida.

Pero vivimos en un país alegre y extrovertido, en el que cualquier excusa es buena para salir a la calle y para comer fuera (por cuestiones laborales o por razones de ocio). Y el hecho de no estar en casa se utiliza como la excusa perfecta para saltarse el cepillado correspondiente.

Otro problema —junto con el de la frecuencia diaria— es el elevado desconocimiento de las técnicas más eficaces  de cepillado, ya que es notorio que muchos de los pacientes que pasan a diario por Avodent no saben cómo lavarse los dientes correctamente.

Técnicas habituales de limpieza bucal

Los malos hábitos en el cepillado de dientes son un mal que conviene erradicar a base de información y de educación.

Antes de describirte en qué consiste la técnica Bass, voy a repasar algunas de las cosas que no deben hacerse al lavarse los dientes:

  • La duración del cepillado es muy corta: cada cepillado, como mínimo, debe durar 3 minutos.
  • Escaso o nulo uso de la seda dental y del colutorio: ambos complementos son indispensables para una correcta higiene dental.
  • Usar un cepillo de dientes poco adecuado: el cepillo de dientes debe adaptarse a la morfología de la boca y a las posibles dolencias o sensibilidades de cada paciente.
  • Hacer pasadas con el cepillo demasiado intensas: no por hacer mucha fuerza se elimina más cantidad de placa. Al contrario: lo más probable es que te causes daños o irritaciones en las encías.
  • Casi nadie coloca el cepillo de dientes correctamente: en el siguiente párrafo veremos que en la técnica Bass se incide en la correcta colocación del cepillo.

Qué es la técnica Bass

El objetivo de la técnica Bass es eliminar la mayor cantidad posible de la placa bacteriana que se oculta en la zona subgingival.

En concreto, se centra especialmente en la parte de la boca que los dentistas conocemos como surco gingival (la pequeña zona de la encía que se une con el diente y que suele ser el lugar en el que se acumula el sarro).

La técnica Bass paso a paso

Lo primero que debes hacer es sujetar el cepillo de dientes —da igual si es manual o eléctrico— como si fuese un bolígrafo con el que vas a escribir.

Es importante que las cerdas apunten hacia arriba si vas a empezar por la parte superior de la boca, mientras que las cerdas deben orientarse hacia abajo para limpiar los dientes situados en el maxilar inferior.

Ten en cuenta que la clave de esta técnica se basa en colocar las cerdas formando un ángulo de 45º respecto al plano que forman los dientes.

Solo si lo haces así podrás introducir las cerdas con suavidad dentro del surco gingival, sin causarte daños.

Una vez que has colocado el cepillo de dientes en la posición correcta, aplicarás una presión leve sobre los dientes a la vez que vas realizando cortos movimientos horizontales.

Para que esta técnica sea efectiva, debes centrarte en cada sector al menos diez segundos.

La técnica Bass modificada

Se considera un método perfeccionado de la técnica Bass, que consigue remover la mayor cantidad de placa bacteriana sin recurrir a técnicas propias de los higienistas dentales.

Para efectuar la limpieza, habrá que colocar las cerdas con un ángulo de 45º. Pero, en lugar de ejercer movimientos horizontales, deberás hacer una presión leve mientras realizas movimientos circulares.

Tanto si decides probar la técnica Bass como la técnica Bass modificada, te recuerdo que tras la limpieza de dientes y encías, debes lavar también la lengua, usar hilo dental y hacer enjuagues con un colutorio antiséptico.

La técnica de Bass para niños

La técnica Bass es especialmente apropiada para aquellos niños que llevan aparatos de ortodoncia fija, para que la limpieza sea más profunda, sobre todo en la zona que queda bajo los hierros de los brackets o en los surcos de las encías.

De cualquier forma, para que los niños ejecuten correctamente estas técnicas de cepillado dental, deben ser los padres los que se preocupen de enseñarles y de comprobar que realmente están haciéndolo bien.

¿Te ha quedado claro en qué consiste la técnica Bass?

Como ves, esta técnica es muy sencilla y aplicable.

Así que cuando finalices la próxima comida puedes empezar a probar estas nuevas técnicas. Tus encías te lo agradecerán.

Y si alguno de los pasos no te han quedado claros y vives por la zona de Alcobendas o San Sebastián de los Reyes, pásate por nuestra clínica y te enseñaremos de un modo práctico en qué consiste la técnica Bass.

¡Además, por ser nuestro paciente el parking te sale gratis!

Pinchando en este enlace puedes pedir cita online

Comentarios desactivados