Hablando de sonrisas…

Pocas tan conocidas como la del gran empresario británico y fundador del grupo Virgin, Richard Branson.

¿Le conoces?

Para él, una sonrisa es una forma de vida, un método de trabajo.

Branson dice que su sonrisa le ha abierto muchas puertas, y le ha facilitado el éxito de numerosos proyectos.

Nosotros compartimos el fervor de Branson por una sonrisa reluciente. Y precisamente por eso, nuestro equipo está 100% comprometido en la investigación e implementación de las últimas tendencias en tratamientos de cosmética dental.

Porque hemos comprobado una y otra vez que una sonrisa bonita hace que nuestros pacientes vivan de manera mucho más positiva y feliz.

A cualquier edad.

 

El Ácido Hialurónico: el marco perfecto para tu sonrisa

Ya sabes que la higiene bucal diaria es clave para mantener una sonrisa deslumbrante.

Pero en muchos casos, para conseguir esa sonrisa de cine, hay que ir un poco más allá del cuidado oral habitual.

Sobre todo cuando el tiempo empieza a dejar su huella en el contorno de nuestros labios y/o en las comisuras de la boca. Es entonces cuando se forma el famoso y tan poco estético “código de barras” ó arrugas en la parte superior del labio.

Por eso en Avodent, además de la amplia gama de tratamientos de blanqueamiento dental y odontología estética, te ofrecemos la opción de probar el efectivo tratamiento de Ácido Hialurónico, con el que podrás conseguir una sonrisa de cine incluso una vez superada la barrera de los cincuenta.

 

¿Qué es el Ácido Hialurónico?

Antes de nada, no te asustes por las connotaciones de la palabra “Ácido”.

El ácido hialurónico no tiene nada que ver con los compuestos químicos tan dañinos que llevan ese nombre.

De hecho, el ácido hialurónico tiene efectos totalmente opuestos a los de cualquier otro ácido.

Se trata de una sustancia que existe de forma natural en nuestros propios tejidos y órganos, y que se destaca por su incomparable capacidad de retener hasta mil veces su peso en agua.

¿Qué significa esto para el paciente?

Esta altísima capacidad de retención del agua es la que hace que sea un vehículo transportador de nutrientes extremadamente eficaz.

Con el paso del tiempo, la presencia del Ácido Hialurónico en nuestro organismo disminuye considerablemente hasta que, al acercarnos a los 50 años, sólo nos queda aproximadamente un 50% de la cantidad inicial.

El resultado de esta disminución es la pérdida de volumen y firmeza de nuestra piel, y la aparición de las arrugas en nuestro rostro, sobre todo en la zona perioral (alrededor de la boca).

 

¿Cómo funciona el Tratamiento con Ácido Hialurónico?

Inicialmente, la Dra. Claudia Sinohui, que es experta en estética dental, analizará el entorno perioral de tu rostro para valorar las posibles mejoras y tomará unas fotografías.

Ten presente que nuestra intención no es la de modificar tus rasgos faciales.

En absoluto.

Lo que pretendemos es rejuvenecer determinados puntos de tu cara sin causar ninguna modificación drástica en la forma del rostro, para que puedas lucir una sonrisa juvenil de nuevo.

A continuación infiltraremos el Ácido Hialurónico en el reborde facial y en las líneas que ascienden del arco de cupido sobre la boca hacia la nariz (área conocida como “filtrum”).

Si fuese preciso, se aplicará también en los surcos nasogenianos y en la zona superior del labio.

¿Qué estamos consiguiendo con este tratamiento?

El Ácido Hialurónico estimula los fibroblastos del paciente, que son las células encargadas de fabricar el colágeno. Gracias a ese pequeño empujoncito adicional que le damos al colágeno, esta proteína de vital importancia en nuestro organismo, vuelve a ocupar los lugares en los que había desaparecido por envejecimiento, reponiendo así el volumen perdido y brindando hidratación y flexibilidad a la piel.

Gracias a la altísima capacidad de retención de agua del Ácido Hialurónico, conseguimos también rellenar el depósito de moléculas de agua en los espacios intercelulares y alisar las tenaces arrugas desde el interior.

El efecto del tratamiento con Ácido Hialurónico comienza a notarse a las pocas horas de la aplicación, alcanzando su efecto máximo a las 2 semanas y se prolonga durante 8-14 meses en función de cada tipo de aplicación y paciente.

A largo plazo, el Ácido Hialurónico infiltrado pasa a ser reabsorbido por tu propio organismo, lo que significa que la piel lo degrada lentamente impidiendo su acumulación innecesaria.

 

¿Es doloroso el tratamiento con Ácido Hialurónico?

En absoluto.

Durante el tratamiento, no notarás más que un pequeño “pellizquito”, totalmente tolerable; tanto, que en la mayoría de los casos no es siquiera necesaria la anestesia local.

El tratamiento dura aproximadamente unos 10-15 minutos.

Una vez finalizado el tratamiento y te mires al espejo, ¡te costará creer lo que estás viendo!

Los resultados son inmediatos y verdaderamente sorprendentes.

Las arrugas y surcos faciales habrán desaparecido, y tú habrás recuperado esa sonrisa fresca y juvenil perdida por el paso de los años.

Así que, ¡no dejes que el tiempo te haga perder tu sonrisa!

Confía en el equipo experto en estética dental de Avodent, liderado por la Dra. Claudia Sinohui.

Llámanos al 91 654 17 13 / 91 005 22 43 o pide cita en este enlace para tu Tratamiento de Ácido Hialurónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *