verano salud bucodental

Llegan las ansiadas vacaciones.

Tras un año de duro trabajo, queda muy poco para que puedas disfrutar de un merecido descanso.

Tan solo quedan unas horas para que le digas adiós a tus compañeros de trabajo, prepares la maleta y tomes el coche, el autobús o el avión para iniciar el viaje.

Da igual si eres de los que aprovechan las vacaciones de verano para conocer mundo, para tumbarse a la bartola en la playa o para hacer senderismo por la montaña.

Estás de vacaciones: y tras un año de esfuerzo y sacrificio, te has ganado este momento de descanso y esparcimiento.

Para que este verano tu salud bucodental no te juegue una mala pasada, es mejor que tengas en cuenta estos consejos.

No te vayas de vacaciones sin haber ido al dentista

Aunque te encuentres bien, es muy recomendable que aproveches unos días antes de empezar las vacaciones para hacerte tu revisión dental periódica.

Muchos de los pacientes de Avodent —sobre todo los que han conseguido afianzar sus hábitos preventivos—, acuden siempre a nuestra clínica poco antes de empezar sus vacaciones.

Es posible que no te parezca necesario hacer la revisión en una fecha en concreto. Pero yo te digo que una visita preventiva evita muchos problemas. Y no creo que te apetezca mucho pasarte tus quince días en Bali o en Benidorm metido en la habitación del hotel con dolor de muelas.

No me canso de repetir que mediante las revisiones preventivas no solo diagnosticamos —y curamos— posibles dolencias latentes, que aún no han dado la cara, sino que también efectuamos limpiezas profilácticas, para que puedas encarar las vacaciones con una boca completamente sana y limpia.

Así que en Avodent estaremos encantados de que te pases por nuestra clínica antes de emprender el viaje.

Y también nos moriremos de envidia pensando en el maravilloso destino vacacional que te espera, mientras nosotros seguimos trabajando 😜.

El neceser sirve para más cosas que para guardar las cremas de protección solar

Cuando hagas la maleta, recuerda que debes llevar un neceser con todos los productos cosméticos y de higiene que necesitarás cuando estés fuera de casa.

No te voy a decir si conviene más que te lleves artículos de perfumería o de cosmética, porque no es de mi incumbencia. Pero si que te voy a explicar cuáles son los elementos relacionados con la salud bucodental que son indispensables cuando te vas de viaje.

El cepillo de dientes

Independientemente de que el cepillo sea manual o eléctrico, no te lo puedes dejar en casa bajo ningún concepto. Y ya sabes que si se te olvida, tendrás que comprarte otro inmediatamente.

En caso de que el cepillo sea eléctrico, no olvides tampoco llevarte el cargador o las pilas con suficiente energía para que siempre funcione a pleno rendimiento.

Por otra parte, el cepillo hay que guardarlo dentro de su funda —si es que la tiene— o llevarlo metido dentro de una bolsa de plástico nueva (y preferiblemente estéril).

De lo que se trata es de que el cepillo no entre contacto con el resto de sustancias y objetos que van en el neceser, además de que en su interior puede haber bacterias y suciedad.

Pasta de dientes

La pasta de dientes es tan importante como el cepillo.

De hecho, si se te olvida el dentífrico, debes comprar uno inmediatamente, porque el cepillado sin pasta dental es mucho menos efectivo.

Por otra parte, debes llevarte la misma pasta de dientes que te haya prescrito tu dentista. Y si no te ha recomendado ninguna en especial, intenta que sea rica en flúor, para que fortalezca tus dientes.

Colutorio

Mucha gente prescinde de llevar el colutorio en sus viajes porque suelen abultar mucho, debido a que los frascos son bastante voluminosos.

Pero no conviene que dejes de enjuagar tu boca con colutorio después del cepillado, porque tu higiene bucodental no estaría completa.

Por lo tanto, yo te recomiendo que adquieras un formato especial para viaje, de tamaño más pequeño, pero que tenga la suficiente capacidad para que puedas utilizarlo durante todo el tiempo que estés fuera de casa.

Hilo dental

Tampoco hay excusa para no usar el hilo dental.

Además, los envases para seda dental son muy pequeños y se pueden llevar en cualquier parte.

Y algo similar sucede con el resto de elementos que utilizas en tu higiene dental habitualmente. Si usas limpialenguas, por ejemplo, debes meterlo también en tu maleta. Eso sí: siempre dentro de su correspondiente funda o bolsa de plástico.

¿Qué hacer en caso de emergencia dental?

Lo importante es que durante todo el viaje no abandones tu higiene y sigas lavándote los dientes después de cada comida.

Incluso así, es posible que surja alguna emergencia como una infección inesperada, la caída de un implante, la pérdida de una pieza por un golpe accidental o el astillamiento de un diente mientras comes.

Por esa razón, siempre es conveniente llevar algún analgésico con el que combatir el dolor hasta que te puedan tratar adecuadamente.

En caso de que lleves brackets, debes mantener las mismas precauciones que en tu casa cuando comes alimentos duros, que pueden desprender los alambres de la ortodoncia.

Y si viajas al extranjero, no estaría de más que consultases con tu seguro dental la posibilidad de ampliar las coberturas contratadas, para no llevarte sorpresas desagradables, si en mitad del viaje tienes que acudir a una clínica dental de urgencia.

Te lo digo porque en algunos países la asistencia dental puede ser mucho más cara que en España.

En verano tu salud bucodental está garantizada gracias a Avodent

Como te he dicho un poco más arriba, si estás pensando en dejar tu revisión dental periódica para la vuelta de las vacaciones, lo mejor es que la adelantes.

Solo así, podrás empezar las vacaciones con total tranquilidad.

Y si no quieres esperar, rellenando este formulario puedes pedir cita online

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *