coronas-dentales-dentista-alcobendas

Aunque los dientes permanentes están preparados para durarte toda la vida, la verdad es que es fácil que los pobres vayan cayendo en la batalla a medida que pasan los años.

No cepillarlos es una de las formas más habituales para que tus dientes sucumban ante la caries; evitar las revisiones periódicas o simplemente no pisar nunca la consulta de un dentista es otra.

La verdad es que hay varias cosas que pueden hacer desvanecerse la salud de tus dientes, de ahí que un tratamiento como la colocación de una corona dental sea algo tan común en las consultas de dentistas, y algo sobre lo que habitualmente se busca información.

Para qué sirven

Las coronas dentales son una de las soluciones más efectivas para restaurar la forma de un diente, su tamaño, consistencia y apariencia. Pueden estar indicadas en los siguientes casos:

  • Dientes descoloridos o colocación de implantes (en este último caso es casi obligatorio)
  • Protección del diente ante la caries.
  • Restauración de un diente roto.
  • Como sujeción de un puente.

Procedimiento habitual para poner coronas dentales.

Preparar un diente para colocar una corona a menudo requiere al menos dos visitas. Las coronas pueden ser preparadas y colocadas en una única visita si tu dentista de confianza utiliza alguna herramienta como el sistema cerec.

Durante la primera visita se te tomará una radiografía para examinar la extensión de la caries. Si no es necesaria una endodoncia, tu dentista puede hacer lo siguiente:

  • Rellenar la superficie, lados y alrededores del diente.
  • Tomar una impresión del diente preparado y de los de alrededor.
  • Colocar una corona provisional que cubra el diente preparado mientras se fabrica el diente definitivo .
  • En la segunda visita, tu dentista quitara la corona temporal, verá si coinciden el color y la forma de la corona permanente y luego la colocara en su sitio.

De qué están hechas las coronas dentales

Pueden estar hechas de varios materiales incluyendo metales (oro, níquel, cromo), porcelana con metal, sólo porcelana o cerámica y resina.

Cómo cuido mis coronas

Hay que tener en cuenta que una corona de metal requiere que se quite menos estructura dental para colocarla, pero es menos atractiva que una de porcelana. Por otra parte, una corona de porcelana, aunque se nota menos, puede no durar tanto como una de metal o resina.

Si los costes son algo a tener en cuenta, lo mejor es comentarlo con tu dentista de confianza y preguntar los precios de cada opción para ver cuál conviene más.

Una nueva corona puede hacer que tus dientes se vuelvan sensibles al calor y al frío. Una corona de porcelana puede fragmentarse fácilmente y algunas pueden incluso soltarse.

Por último una cosa importante a tener en mente es que una corona no evita la caries. Aún necesitas una higiene diaria como está mandado y evitar barbaridades como abrir cosas con los dientes, mascar hielo, etc. Las coronas dentales bien cuidadas pueden durar mucho tiempo.

Leer sobre coronas dentales está muy bien, pero hablar directamente de ellas con tu dentista de confianza es aún mejor. :) En Alcobendas y alrededores, estamos a tu disposición para todo tipo de consultas y asesoramiento sobre coronas y cualquier duda sobre la salud de tu boca y la de los tuyos. Tu primera consulta es gratuita.

Si te pareció interesante el artículo, déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)