llagas en la boca

Las aftas o llagas en la boca son pequeñas heridas o úlceras que aparecen en el interior de la boca y que son muy molestas y dolorosas.

Además, el problema de las llagas es que, al salir en las mucosas —como la cara interior de las mejillas, las encías o los labios—, que generalmente suelen estar húmedas y sometidas a fricción constante, es más complicado que se curen con rapidez.

En este artículo voy a explicarte cuáles son las causas por las que aparecen las llagas en la boca y cómo se curan.

¿Por qué salen llagas en la boca?

Aunque las llagas son bastante comunes y afectan a una gran parte de la población, los motivos de su aparición son muchos y muy variados.

En general, suelen estar relacionados con problemas de carácter infeccioso o autoinmune, pero también pueden aflorar por fricción o irritación, e, incluso, por la ausencia de determinadas proteínas.

Causas de las llagas en la boca

Estas son algunas de las causas más habituales de la aparición de llagas en la boca:

  • Defensas bajas: cuando el cuerpo humano está bajo de defensas es más proclive al ataque de virus y bacterias que originan las llagas bucales.
  • Cambios hormonales: los cambios hormonales como los que se producen durante la menstruación o en períodos de mucho estrés pueden producir aftas bucales.
  • Problemas inmunológicos: enfermedades como el SIDA o el lupus pueden causar también la aparición de úlceras en la boca.
  • Fricción de elementos metálicos: las prótesis o los aparatos de ortodoncia suelen tener ganchos metálicos que se clavan en los tejidos blandos y terminan provocando una llaga.
  • Falta de vitaminas: la carencia total de vitaminas como la B o la C pueden causar también llagas en la boca. Lo mismo ocurre con la intolerancia al gluten o la ausencia de hierro.
  • Falta de higiene bucal: una mala higiene oral puede generar molestas úlceras.

Úlceras bucales

Las llagas provocan un gran dolor en aquellos pacientes que las padecen.

Y lo peor es que este tipo de ulceraciones tardan más tiempo de lo deseable en curarse. Lo habitual es que se quiten a los dos o tres días, pero algunas pueden llegar a quedarse en la boca durante una semana.

Además, ya hemos visto que la fricción y el roce pueden provocar, incluso, mayores incomodidades si cabe.

Llagas en la lengua

Las llagas en la lengua son las heriditas que aparecen en la superficie de la lengua y que son verdaderamente irritantes a la hora de hacer cualquier actividad habitual como hablar, comer o beber.

Son muy incómodas porque la lengua es necesaria para realizar todas las funciones de la boca y los roces continuos de esta con los dientes o con el paladar pueden provocar que el estado de la afta empeore.

Hay que tener en cuenta que, a las causas habituales de las llagas, se une en el caso de la lengua otra muy frecuente: las mordeduras, que también producen llagas muy dolorosas.

Llagas en la encía

Las úlceras en el tejido gingival son también bastante habituales.

En el caso de las aftas en las encías el color de estas suele ser rojizo, con manchas blanquecinas o amarillentas a su alrededor. Y el problema, aunque sean algo más llevaderas que las de la lengua, es que pueden sangrar e incluso infectarse.

Estas llagas en las encías pueden aparecer por las razones que ya hemos visto cuando hablaba de las aftas en general, pero también hay otra causa bastante común: los golpes y traumatismos que producen inflamaciones y llagas en las encías.

Por no hablar de las típicas llagas en las encías causadas por aparatos de ortodoncia como los brackets, cuyos arcos metálicos en ocasiones hacen cortes o heridas que terminan derivando en aftas.

Llagas en los labios

La variante más habitual de las llagas en los labios es la que se origina en un herpes.

Los herpes labiales son causados por un virus muy contagioso denominado herpes simplex (HSV). Uno de sus principales síntomas son las llagas y ampollas en los labios.

Este tipo de lesiones de origen vírico pueden ir acompañadas de las molestias propias de un resfriado o catarro.

El problema del herpes labial es que no se cura, ya que es un virus que permanece latente y puede reaparecer en cualquier momento, cuando se produzca un nuevo episodio de bajas defensas, estrés, fiebre, o, incluso, tras una gran exposición al sol.

Las mujeres, con los cambios hormonales que se producen durante la menstruación, también podemos sufrir llagas en los labios por culpa del virus herpes.

Aftas en el paladar

Las llagas en el paladar suelen surgir en la mucosa con la apariencia de una herida abierta de color blanco o amarillo, y producen un dolor constante, que se ve agravado al tragar o al pasar la lengua sobre la ampolla.

Cuando aparecen en la parte más dura del paladar suelen originarse por la ingesta de alimentos o bebidas muy calientes, que producen una quemadura en el tejido.

En esos casos, el dolor es continuo mientras se cura la quemadura.

Los mordiscos o los traumatismos también causan llagas en el paladar.

Tanto si es por un pinchazo como por un mordisco, la llaga puede sangrar y también corre peligro de infectarse.

herpes aftas bucales

Cómo curar las llagas en la boca

El dolor de una llaga bucal suele ser tan intenso que enseguida todo el que la padece trata de buscar un remedio que aplaque o mitigue las principales molestias.

Remedios para las aftas bucales

Si has llegado hasta aquí, probablemente estés sufriendo una úlcera bucal cuyas molestias te están haciendo la vida imposible.

Aunque no se pueden erradicar por completo, lo cierto es que hay maneras de evitarlas en gran medida. Siempre que sigas alguno de estos consejos:

  • Aftas por mordeduras: debes concentrarte al máximo en la masticación para evitar que te muerdas la lengua o los tejidos blandos del interior de las mejillas. Además, la masticación de alimentos debe hacerse de un modo lento y sosegado, no solo para evitar las mordeduras, sino también para deglutir mejor los alimentos.
  • Llagas por falta de vitaminas: tu alimentación debe ser muy completa, variada y rica en nutrientes y vitaminas. Si sufres problemas de anemia o carencia extrema de determinadas vitaminas, conviene que un médico especialista te realice analíticas periódicas y te controle tus niveles de vitaminas.
  • Llagas por infecciones: lo único que puedes hacer es cuidarte más, mantener fuerte tu sistema inmune y evitar en la medida de lo posible todos los focos de bacterias y microorganismos.
  • Llagas provocadas por alimentos: evita los alimentos demasiado duros y demasiado calientes.
  • Llagas causadas por la ortodoncia: si los brackets te hacen daño por culpa de las llagas, es necesario que te apliques cera específica para aparatos de ortodoncia. De no hacerlo, las ulceras se infectarán y no se curarán.

Remedios caseros para las llagas bucales

Lo normal es que una llaga dure en la boca entorno a unos dos o tres días.

Durante ese tiempo, si deseas minimizar las molestias, existen una serie de remedios caseros para las llagas bucales que te puedes aplicar.

El remedio clásico pasa por los enjuagues de agua templada con sal. Gracias al efecto antiséptico de este colutorio natural, es posible acelerar la curación de la afta.

Si no te gustan los buches de agua con sal, puedes hacerte los enjuagues con bicarbonato sódico diluido en agua, cuyos efectos antisépticos son similares a los del agua con sal.

Pero si la llaga está muy inflamada o te molesta mucho, puedes beneficiarte del efecto anestésico del hielo. Aplicarse un poco de hielo directamente sobre la ampolla puede aliviarte rápidamente los dolores.

Junto a eso, el hielo también sirve para ir curando poco a poco la afta.

Medicamento para las llagas en la boca

De cualquier forma, si la llaga no remite en unos días, conviene que te vea un médico para recetarte un medicamento.

El médico analizará los motivos por los que la afta no se está curando.

Para ello, es posible que tenga que realizarte una biopsia o estudiar si tienes un déficit de vitaminas.

Para tratar la llaga, se suelen recetar medicamentos antihistamínicos o corticoesteroides que funcionan muy bien para combatir este tipo de úlceras difíciles de curar. Y también vienen muy bien los enjuagues de colutorios antisépticos que combaten la formación de bacterias en la boca.

Llagas bucales y maternidad

Tanto las mujeres embarazadas como los bebés recién nacidos son susceptibles de padecer molestas aftas bucales.

Llagas en la boca durante el embarazo

Los cambios hormonales propios del embarazo tienen una importancia decisiva en la aparición de llegas.

Durante la gestación, aumentan los estrógenos y la progesterona.

Ambas hormonas generan un aumento, no solo del flujo sanguíneo, sino también de la creación de placa bacteriana. Y ese descontrol de las bacterias en la boca provoca asimismo una mayor incidencia de la gingivitis, la periodontitis y la aparición de aftas bucales.

Y no solo eso: la sequedad bucal, junto con que el sistema inmunológico está bajo mínimos, convierten a la boca de la embarazada en campo de cultivo para infecciones y llagas.

Unas molestias que, en general, suelen desaparecer tras el parto.

Aftas bucales en niños

Los bebés suelen ser más sensibles a las bacterias de la boca.

Por ese motivo, es muy habitual que a los niños más pequeños les salgan llaguitas en la boca, que les causan dolor persistente y grandes incomodidades.

Las infecciones de amígdalas, las carencias de ácido fólico, la falta de hierro o déficit de vitamina B12 son otras razones que se pueden encontrar detrás de las aftas bucales infantiles.

Para las llagas de los bebés no sirven de nada ni los antibióticos ni los antiinflamatorios, así que la única opción es recetar una solución antiséptica que se aplica con un pincel en la boca del niño, junto con paracetamol para minimizar los dolores.

No te preocupes: las llagas tienen remedio

Ya has visto por qué motivos salen las aftas y de qué modo se combaten.

Pese a que son molestas y verdaderamente dolorosas, son mucho más corrientes de lo que se piensa.

Con una buena higiene, unos hábitos saludables y algo de paciencia, las llagas se curan en un periquete

Incluso así, si una afta te está amargando la existencia —o tarda más de la cuenta en curarse—, en Avodent estaremos encantados de atenderte.

Rellena este formulario para pedir cita online

 

Comentarios desactivados