Resultados de la Categoria: periodoncia

Cómo curar las encías inflamadas

¿Te sangran las encías al cepillarte los dientes? ¿Notas cómo últimamente se muestran más enrojecidas e incluso hinchadas? Si éste es tu caso, puede que estés padeciendo los síntomas típicos de tener las encías inflamadas.

La irritación de las mismas puede tener un origen muy diverso y ser, a su vez, un signo de estar padeciendo enfermedades periodontales o de una prótesis mal encajada, entre otros problemas bucodentales.

En este artículo te contaremos qué factores pueden estar detrás de la inflamación de encías, si existe algún remedio casero efectivo a la hora de mitigar las molestias derivadas de esta irritación y qué tratamientos son los más indicados en cada caso.
(más…)

Dónde crece el sarro

Cómo nos gustan las sonrisas perfectas, ¿verdad? Disfrutar -y, por qué no, presumir- de unos dientes perfectamente alineados y blancos es el objetivo de gran parte de nuestros pacientes.

Sabemos de sobra que, al llegar a nuestra clínica dental, conocen los beneficios del blanqueamiento dental a la hora de aclarar el tono de su esmalte, o de las carillas cuando se trata de conseguir una sonrisa completamente estética.

Sin embargo, ¿cuál sería tu reacción al saber que una simple limpieza dental profesional es muy beneficiosa a la hora de conseguir unos dientes más blancos?

Y es que, en muchos casos, unos dientes amarillos tienen su origen en la formación de sarro. Pero, ¿qué es el sarro, por qué se forma y cómo podemos eliminarlo?
(más…)

Cuidados del sangrado dental

¿En tu cepillado diario te encuentras con un poco de sangre? Muchas personas piensan que es normal, pero debes saber que las encías sanas no sangran. En Avodent queremos cuidar de tu sonrisa para que luzca sana y bonita, para eso te vamos a enseñar la importancia de tener una adecuada higiene dental y las consecuencias de un sangrado de encías.

El sangrado dental y tu corazón

Si la encía sangra al cepillarte los dientes es una señal de que algo no va bien. Mantener una buena salud dental es muy importante para evitar problemas más graves. Existe una relación entre los malos hábitos bucales y enfermedades en otras partes de nuestro cuerpo.

Los problemas inflamatorios en las encías, en particular cuando hay enfermedad periodontal o piorrea, pueden dañar la salud del corazón. Es tipo de enfermedades infecciosas están producidas por una bacteria que a través de la herida que genera en la encía pueden pasar directamente al torrente sanguíneo. Por lo tanto, las personas con encías enfermas tienen más posibilidades de sufrir problemas de tipo coronario que las personas con encías sanas.

(más…)

clorhexidina

Si tienes periodontitis —o recientemente te has sometido a algún tipo de cirugía dental—, probablemente tu dentista te haya recetado clorhexidina.

Se trata de una sustancia con gran poder antiséptico, que sirve para combatir las infecciones bacterianas.

Por lo tanto, es habitual que tu odontólogo te la prescriba para luchar contra las infecciones en tu boca, o para evitar que se produzca alguna infección tras un tratamiento.

En este artículo te voy a explicar para qué sirve la clorhexidina y cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes.

(más…)

regenerar encias

Sin saber por qué, las encías se te han retraído y ahora los dientes parecen más largos y afilados que antes.

Aunque las enfermedades periodontales se constituyen como el principal motivo de la retracción de encías, también hay casos en los que el motivo puede ser un lavado de dientes demasiado agresivo o con un cepillo de cerdas duras.

De cualquier forma, conviene que sepas que esta recesión está dejando sin protección a los dientes, con lo que estos se encuentran más expuestos a los posibles daños.

Pero quédate tranquilo porque hoy en día existen terapias para regenerar las encías.

En este artículo te explico cómo son este tipo de terapias.

(más…)

Encías blancas

En ocasiones, algunos pacientes llegan a nuestra clínica asustados porque se ha producido algún cambio brusco en su boca.

Las modificaciones morfológicas son variadas: puede ser por una muela que se les acaba de romper en mitad de una comida, por la aparición de manchas blanquecinas en la lengua o porque las encías se les han inflamado.

El caso es que siempre llegan muy preocupados y nerviosos.

También son habituales los cambios bruscos de color en las encías, sobre todo si estas se ponen muy pálidas o con manchas blanquecinas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que nuestro cuerpo nos suele dar señales de que algo no va bien. Y estas variaciones repentinas del color de las encías, pueden considerarse una alerta que no debes ignorar.

Por eso en este post te voy a explicar los motivos por los que se ponen las encías blancas y qué debes hacer en caso de que te ocurra a ti.

 

¿Por qué se me han puesto las encías blancas?

Una encía sana debe mostrar un tono de color rosa coral levemente pálido.

Toda variación de este tono nos está indicando que existe alguna enfermedad que ha provocado que las encías se pongan —en parte o en su totalidad— de color rojo, violeta, púrpura, negro o blanco.

Es probable que el problema latente sea de carácter menor y fácil de solucionar.

Pero también existen posibilidades de que el cambio de tonalidad que acabas de sufrir sea la primera manifestación de una patología más grave.

Por lo tanto, no debes desatender ninguna de esas señales y en cuanto aparezcan convendría que acudieses a tu dentista para que te revise.

 

Principales causas de las encías blancas

Las encías pueden ponerse blancas por diversos motivos. Vamos a ver cuáles son los principales:

 

Anemia

Cuando un paciente sufre un descenso brusco del número de glóbulos rojos en sangre, es posible que se le pongan las encías blancas.

Y no solo las encías, ya que la anemia en general produce palidez en la piel y los tejidos.

Mediante un análisis de sangre se puede saber si estás padeciendo de anemia.

 

Candidiasis oral

Cuando una persona tiene el sistema inmune muy debilitado, es más fácil que sucumba a infecciones como las que provoca el hongo candida albicans.

Esta infección suele empezar en la lengua, con placas blanquecinas, para luego pasarse a otras zonas de la boca como las encías o la garganta.

 

Liquen plano oral

No está muy claro el motivo por el que aparece esta infección.

Algunos afirman que es una reacción alérgica, mientras que otros piensan que es un problema del sistema inmune.

El liquen plano aparece como una erupción blanquecina con tonos azulados en lengua, encías, garganta, cara interior de las mejillas,… Junto con las encías blancas, suele aparecer asimismo sequedad y mal sabor de boca que provoca halitosis.

 

Llagas

Las úlceras o aftas bucales suelen provocar que las encías se pongan blancas, sobre todo en la zona donde hace ampolla.

Es posible que una ortodoncia, una prótesis mal colocada, un diente roto o cualquier otro problema oral provoquen irritación y la posterior aparición de llagas blanquecinas.

 

Manchas causadas por el exceso de placa

En casa de una higiene dental incorrecta, es posible que la placa bacteriana se vaya depositando sobre los dientes y las encías. Por esta razón, se te pueden poner las encías blancas, sobre todo alrededor del diente.

Si la placa no se retira a diario mediante el cepillado y el uso riguroso de la seda dental, termina solidificándose para formar sarro. Y en ese caso, es posible que se formen caries y se produzcan irritaciones gingivales.

 

Cáncer bucal

La detección del cáncer de boca puede ser complicada, puesto que no siempre da la cara rápidamente.

Por eso es conveniente no saltarse ninguna de las revisiones preventivas de carácter periódico que todo el mundo debe hacerse.

Entre otros muchos síntomas, la aparición de manchas blanquecinas o de color rojo en las encías pueden ser indicios del cáncer oral.

 

Blanqueamiento dental casero

Como efecto secundario de un blanqueamiento dental casero las encías pueden ponerse blancas, debido a la acción del agua oxigenada que incluyen estos productos.

Si el agua oxigenada provoca quemaduras en las encías, estas se pondrán blancas y ásperas.

 

Tratamiento de las encías blancas

Ya hemos visto que son múltiples las causas por las que se pueden poner las encías blancas.

De hecho, muchos investigadores coinciden incluso en señalar que malos hábitos como el abuso del tabaco o del alcohol también pueden generar las encías blancas.

A la hora de tratar las encías blancas habrá que conocer exactamente cuál es la causa que ha generado esa coloración anormal de la mucosa.

De cualquier forma, nunca está de más seguir estos consejos generales que mejorarán tu salud bucal y que pueden evitar en gran medida que aparezcan manchas blancas en las encías:

  • Evita los refrescos demasiado azucarados.
  • Deja de fumar.
  • Bebe alcohol con mucha moderación.
  • Cepíllate los dientes regularmente, después de cada comida.
  • Emplea la seda dental o los cepillos interproximales.
  • Limpia tu lengua cada vez que te laves los dientes.
  • Utiliza colutorios antisépticos.
  • Acude regularmente a tu dentista.

 

¿Te siguen preocupando las manchas blancas en tus encías?

Tras la lectura de este artículo ya te puedes hacer una idea de los motivos por los que se te ponen las encías blancas.

Incluso así, lo más conveniente sería que acudieses a tu dentista para que te haga una exploración y así salir de dudas.

No hace falta que te diga que, si vives por la zona de Alcobendas, estamos deseando hacerte una revisión para que te quedes completamente tranquilo.

 

Puedes pedir cita online en este sencillo formulario

curetaje dental

Una mañana, mientras te miras al espejo, compruebas que tus encías están enrojecidas, parecen inflamadas y se te mueven un poco algunos dientes. Teniendo en cuenta que llevas una temporada en la que, al lavarte los dientes, tus encías sangraron bastante, es evidente que algo no va bien en tu boca.

Con un poco de preocupación llamas a tu dentista y le pides cita para esa misma mañana. Y en cuanto el dentista te hace una primera exploración, te anuncia que tienes principio de periodontitis y que para solucionarlo tendrá que hacerte un curetaje dental.

Lo cierto es que nunca hasta entonces habías escuchado el nombre de ese procedimiento. Y tu cara de pánico debe ser un poema, puesto que el propio odontólogo que te está atendiendo te pide que te calmes, ya que se trata de una técnica que se aplica a diario en todas las clínicas dentales del mundo.

Hoy hablamos de las enfermedades de las encías y de cómo se curan gracias al curetaje dental.

(más…)

¿Es contagiosa la gingivitis?

Tras muchas molestias en las encías, has acudido al dentista y te ha diagnosticado una gingivitis bastante avanzada. Aunque todavía estás a tiempo de atajarla si sigues el tratamiento que te han marcado, algunas cuestiones empiezan a preocuparte: si besas a tu mujer, ¿puedes contagiarle la gingivitis?

Pues sigue leyendo para saber si realmente la gingivitis es contagiosa y cuáles son las medidas preventivas que mantendrán sanas tanto tus encías como las de tu mujer. (más…)

me duelen las encias

El dolor de las encías es bastante más habitual de lo que crees. No obstante, que el dolor sea relativamente habitual –sobre todo a partir de los 35 años–, no quiere decir que sea normal.

Si tu boca está sana, no tienen que dolerte las encías. Así que, cuando esto ocurre, estamos ante uno o más síntomas de otro problema.

¿Y cuáles son esos otros problemas y causas que provocan este dolor?

Las causas más habituales de este tipo de molestias suelen originarse en procesos infecciosos en las encías.

No hay que olvidar que la boca es uno de los lugares en los que más bacterias se acumulan y, si no hay una higiene dental correcta, se pueden producir infecciones que causan ese dolor.

Junto con los típicos problemas periodontales, en este artículo te voy a explicar que también hay otros motivos que provocan ese dolor en las encías.

Vamos a verlos para prevenirlos y evitar que sufras estos molestos dolores en la boca.

La gingivitis: causa más habitual del dolor de las encías

La gingivitis es la primera fase de una enfermedad periodontal. La placa bacteriana se va acumulando en tu boca y se deposita debajo de las encías y en la base de los dientes produciendo inflamación y sangrado.

Un síntoma muy claro de la gingivitis es que las encías se presentan irritadas y enrojecidas. La placa bacteriana que se acumula en la base del diente se ha endurecido y las toxinas y bacterias del sarro están infectando la encía.

Pero no te preocupes, ya que la gingivitis se puede evitar en gran medida si te limpias correctamente los dientes después de cada comida. Hazlo de un modo no agresivo que pueda irritar las encías, utilizando seda dental o cepillos interproximales, la probabilidad de sufrir gingivitis se reduce bastante.

En caso de que ya estés sufriendo gingivitis, tu dentista debe examinarte y proceder a una limpieza profesional (si se es proclive a la gingivitis, conviene efectuar dos limpiezas profesionales al año) que deberá acompañarse de una higiene dental más rigurosa y continua.

La periodontitis: la patología más grave de las encías

No quiero ser alarmista, pero si siempre te duelen las encías es posible que seas propenso a los problemas periodontales. Por lo tanto es conveniente que prestes mucha atención y que recibas un tratamiento adecuado.

La periodontitis, último estadio de la gingivitis

Cuando se infecta la encía, el sarro queda atrapado por los tejidos blandos inflamados y esta inflamación de la encía se denomina gingivitis. Y cuando la gingivitis no se trata correctamente, entonces la infección empeorará derivando en periodontitis.

Si la infección ha afectado al hueso o al soporte de los dientes, la periodontitis puede llegar a causar problemas irreversibles como la caída de piezas dentales.

Síntomas de la periodontitis

Aunque los síntomas iniciales pueden ser muy similares a los de la gingivitis, en periodontitis muy avanzadas los síntomas son los siguientes:

  • Encías de color rojo púrpura y con aspecto brillante.
  • Mal aliento.
  • Dolor en las encías al ser tocadas (sin embargo, es posible que el resto del tiempo no duelan).
  • Sangrado durante el lavado de los dientes.
  • Dientes que se mueven.

Tratamiento de la periodontitis

Es necesario atajar el problema cuanto antes.

Para ello hay que proceder a la retirada de la placa y el sarro acumulado en bolsas bacterianas bajo las encías. La limpieza dental profesional con instrumentos que aflojen y retiren la placa es fundamental. Y esta limpieza hay que efectuarla cada tres meses.

Es posible que el dentista tenga que recurrir a la cirugía para abrir las encías en caso de bolsas muy profundas o si hay que dar soporte a dientes flojos. Incluso puede darse la circunstancia de que haya que extraer algún diente para evitar la propagación a otras zonas de la boca.

Otras causas del dolor de encías

  • Tras una limpieza profesional puede surgir algo de dolor.
  • Por cambios hormonales como el embarazo, la pubertad, la menstruación,…
  • El blanqueamiento dental también puede provocar dolor de encías.
  • Tras una cirugía de implante dental, así como tras una extracción dental.
  • Las endodoncias.
  • La retracción de las encías.
  • Enfermedades como la diabetes o la anemia.
  • El bruxismo (apretar los dientes) puede causar dolor en dientes y encías.
  • El uso de ortodoncias o de prótesis dentales.
  • El tabaquismo aumenta la acumulación de placa y sarro, con lo que con una mala higiene dental los problemas gingivales estarán a la vuelta de la esquina.

Si me duelen las encías… ¿qué remedios existen?

Lo mejor es la prevención. Limpiarte los dientes después de cada comida y utilizar el hilo dental para evitar la acumulación de la placa bacteriana en la base de los dientes y bajo las encías.

También hay enjuagues bucales antibacterianos especialmente creados para las encías que pueden aliviarte un poco el dolor.

Por otra parte, la alimentación tiene más importancia de lo que piensas. Evita el azúcar en tu dieta y toma alimentos con más vitaminas. De ese modo los dolores se pueden minimizar bastante.

Eso sí, es imprescindible que acudas a tu dentista para que sea él quien te de un tratamiento adecuado.

¿Te echamos una mano con ese dolor de encías?

Si te duelen las encías y vives o trabajas por la zona de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, pásate por nuestra clínica y echaremos un vistazo a esas encías que tanto te molestan.

Puedes pedirnos cita online o llamarnos por teléfono al 91 654 17 13 o al 91 005 22 43.

lacteos-salud-encías

A estas alturas todos sabemos lo bueno que es beber leche en los primeros años para tener unos huesos y dientes fuertes gracias al calcio que contiene, pero ¿sabías que también puede mejorar la salud de tus encías?.

Así parece de un estudio realizado en Japón que se publicó en Journal of Periodontology. Por lo visto, las personas que con regularidad consumen productos lácteos o productos con ácido láctico presentan un tasa de enfermedad de las encías más bajas que el resto.

El estudio se centró en casi 1.000 personas adultas de entre 40 a 79 años. Se centró entre otros factores en medir la profundidad de las bolsas periodontales (el espacio entre la encía y el diente que se va haciendo más grande a medida que se va acumulando la placa) y la pérdida inserción periodontal (o dicho de otra manera lo suelto que está el diente de los tejidos blandos de alrededor), ambos factores determinantes para calibrar la salud de las encías.

De todos modos, antes de que te lances a ponerte “como el kiko” de helados ten en cuenta que el estudio nipón no distingue entre tipos de productos lácteos consumidos por las persona que formaron parte del mismo. De hecho, lo más probable es que la salud del periodonto sea a causa del ácido láctico y este no tiene que estar necesariamente sólo en productos lácteos, así, los encurtidos o salmueras a menudo también lo contienen (aunque los otros ácidos presentes no hacen sano el abuso de estos alimentos para nuestro esmalte)

En resumen, se cree que aunque el consumo de productos lácteos que no sean ricos en ácido láctico (como leche o queso) tienen efectos beneficiosos en la salud, no tienen una relación directa tan clara con las encías como otros alimentos que sí tienen altos niveles de láctico.

Recuerda que la enfermedad de las encías se causa cuando no te quitas la placa dental de forma adecuada con el cepillado diario y el uso de la seda dental. Esa placa que va quedando se transforma en sarro que se cuela bajo tus encías y eventualmente pueden llegar a infectarlas.

Si tienes las encías hinchadas, o ves que hay “más diente a la vista” de lo que solía (encías retraidas), sangran con facilidad o directamente duelen no dejes que la cosa vaya a más porque puedes acabar con la desagradable sorpresa de contraer peiodontitis (piorrea) y finalmente acabar perdiendo un diente.

Tu dentista de confianza es quien debe realizar un diagnóstico exacto del estado de tus encías, de hecho mucha gente tiene las encías afectadas y no lo sabe porque no le duele o ve normal cierto retraimiento. Recuerda que cuanto antes prevengas males mayores más fácil (y barato) será su tratamiento y solución.

Hay muchos beneficios en los productos lácteos para la salud en general. En lo que a tus encías se refiere, recuerda que es mejor tomar más yogurt que helados. ;-)

que es un curetaje dental

Existe una confusión muy extendida entre lo que es un curetaje y lo que es una limpieza profunda o, más técnicamente hablando, un raspado y alisado radicular, llamando a las dos cosas por la misma palabra cuando realmente son cosas distintas.

Imagina que no te acuerdas de la última vez que te hiciste una limpieza profesional o que nunca te la has hecho, un día comienzan a inflamarse las encías, te duelen y sangran con facilidad. Acudes al dentista de confianza para que te solucione el problema y su diagnóstico es claro: Bienvenido al mundo de la piorrea.

La cuestión es que, casi con total probabilidad, la cosa no se va a solucionar con una simple limpieza, sino que va a hacer falta una limpieza más profunda. Con el tiempo, ese sarro del que has pasado olímpicamente se ha acumulado debajo de la encía creando lo que se llaman bolsas periodontales, que ocasionan que la encía se separe del diente y en casos avanzados acabe fastidiando incluso al hueso de alrededor.

Para comenzar el tratamiento se debe realizar una curación de la zona fastidiada, para ello se procede al raspado y alisado radicular, raspando el diente hasta su raíz para eliminar el sarro acumulado y que resulta invisible a simple vista para, posteriormente, alisar la superficie y dejar el diente preparado para la siguiente fase que es la del curetaje propiamente dicha.

En el curetaje se elimina el tejido blando de la pared gingival de la bolsa periodontal, es decir, la parte de encía que estaba en contacto con la porquería acumulada y que ya hemos retirado en la fase anterior. Hay que decir el curetaje es una técnica quirúrgica con su anestesia local y demás y en la actualidad se recurre a ella en casos muy concretos, habiendo incluso algunos profesionales que la evitan siempre que se pueda recurriendo a un buen raspado y alisado radicular.

¿Por qué entonces la confusión entre curetaje y raspado y alisado radicular? Pues muy probablemente venga causado porque en ambas técnicas se utilizan instrumentos denominados curetas de los que hay diversos tipos.

cureta gracey

Cureta gracey

 

Pero seamos realistas, nadie va por ahí diciendo “me han hecho un alisado y raspado radicular”, normalmente nos referimos a eso como “curetaje” y ya está tan extendida la identificación de una cosa con la otra que salvo los profesionales, que sí debemos ser específicos, para el público en general no hay diferencia entre una cosa y otra.

 ¿Cuanto se tarda en realizar una limpieza en profundidad?

Pues depende de lo profundas que sean las bolsas periodontales, es decir, depende de lo avanzada de la enfermedad. Normalmente si son pequeñas suele pasarse sin anestesia y no se tarda demasiado, pero en según qué casos es necesaria para reducir la molestia y entonces es cuando se propone dividir la limpieza por cuadrantes de la boca.

Así, el primer día se realiza el superior derecho y para otros tres días se dejan el resto, esto reduce el tiempo, la molestia general y se hace mucho más llevadero por el paciente.

¿Y cuánto puede costar más o menos un “curetaje”?

En Avodent, un raspado y alisado radicular a conciencia te cuesta 55 euros por cuadrante. De todos modos, no es cuestión de llegar y pedir “cuarto y mitad de curetaje” antes de eso será necesario diagnosticar adecuadamente el caso, ver tus necesidades específicas y, entonces sí, recomendarte la solución más adecuada a tu situación.

 

injerto-encia-tipos-clinica-dental-alcobendas

Si últimamente has ido a tu dentista de confianza y te ha recomendado un injerto de encía o gingival, posiblemente sin saber muy bien a qué se estuviera refiriendo la simple idea ya te haya dolido. Pero, la verdad es que no hay para tanto :) .

Es cierto que el nombre echa para atrás, pero suena peor de lo que realmente es. Un injerto de encía puede ser muy necesario para proteger tus dientes de los daños ocasionados por ejemplo por encías retraídas o simplemente ser una elección estética para mejorar la apariencia de tu sonrisa.

Las encías retraídas es el proceso por el que el tejido gingival que rodea los dientes se separa de estos y se viene abajo (o arriba dependiendo de la mandíbula que sea) exponiendo más superficie de diente de la que en un principio había pudiendo incluso llegar a ser visible la propia raíz del mismo, lo cual puede en último extremo dañar al hueso que le da soporte.

Pese a ser muy común, la recesión de las encías normalmente no se nota hasta que la cosa comienza a ponerse seria, ya que es un proceso muy gradual. Sin embargo, tarde o temprano, el proceso llega a la raíz y ya no es sólo que el aspecto sea poco agradable a la vista, es que la sensibilidad del diente aumenta y si aún así se sigue sin hacer nada, puede acabar con la pérdida del diente.

Para reparar los daños ocasionados por las encías retraídas y prevenir problemas futuros es para lo que, sobretodo, está indicado el injerto de encía.

¿Cuántos tipos de injertos de encía hay?

Tres son los más habituales. Qué tipo sea el que más se adecúe a tu caso concreto el algo que debe decidir tu dentista, ya que es el que mejor conocerá tus necesidades.

Injerto de tejido conectivo: En este procedimiento, se corta un trozo del paladar y se separa el tejido conectivo subepitelial pegándose a la encía que rodea el diente expuesto. Tras haber hecho, esto se vuelve a poner el trozo de tejido del paladar en su sitio.

Injerto gingival libre: Es parecido al anterior, en el sentido de que implica el uso de tejidos del paladar que hace las veces de “donante”, pero en vez de separar el tejido conectivo, se quita de un sitio y se pone en otro directamente. Este método es usado a menudo en personas que tienen las encías demasiado finas y requieren tejido adicional para engrosarlas.

Injerto gingival pediculado: En este procedimiento, en lugar de tomar tejido del paladar, se coge de la encía que rodea al diente necesitado de restauración. El trozo de tejido (al que llamamos pedículo) no se retira del todo sino que se corta sólo parcialmente. Así la encía rodea al diente y luego se cose. Obviamente, esta técnica sólo puede ser utilizada con personas que tengan bastante material alrededor del diente para trabajar.

En ocasiones pueden utilizarse donaciones de un banco de tejido en vez de sacarlo del propio paladar. También es frecuente el uso de proteínas que estimulen la creación de tejidos para que tu cuerpo se repare rápidamente.

En Avodent estamos para responder tus dudas sobre estas y otras cuestiones que te interesen a ti y la salud bucal de los tuyos. Concierta una cita y ven a conocernos. Sabrás por qué hay cada vez más gente sonriendo en Alcobendas ;)

llaga, afta bucal, clinica dental, alcobendas

Todos hemos sufrido de aftas o llagas en nuestra boca en un momento dado (y las que nos quedan). Las malditas pueden lograr que comer lo que más nos guste se convierta en un suplicio y en algunos casos -pocos- pueden durar semanas.

En Avodent nos esforzamos al máximo para proporcionar el mejor cuidado dental posible a nuestros clientes en la zona de Alcobendas y alrededores así que hemos pensado que algún consejo al respecto podría serte de utilidad.

Las aftas, que es como técnicamente se conocen las llagas o úlceras superficiales en la boca, salen de buenas a primeras y sin previo aviso de ningún tipo. Un día nuestra boca está totalmente bien y a la mañana siguiente ¡zas! nos encontramos con esa horrible sensación a la hora de comer algo.

Es una patología más propia de personas entre 10 y 40 años y si tenemos que decidirnos por un sexo, podríamos decir que la sufren más las mujeres que los hombres. Al menos, a diferencia de otras lesiones bucales como el herpes labial, hemos de decir que las aftas no son contagiosas.

Qué causas las aftas bucales

Las aftas como hemos comentado son pequeñas úlceras, que pueden tener un origen sumamente variado (lo cual en la mayoría de los casos viene a decir que no se tiene nada claro qué es exactamente lo que las produce :-D ) . Pero entre los factores que pueden desarrollarlas encontramos los siguientes:

– La alergia o intolerancia a algunos alimentos puede dar como consecuencia la consabida llaga.

– Otra razón pueden ser los factores hereditarios. Es normal que quien las sufra tenga un pariente muy cercano (padre o madre) que también las padezca de forma recurrente.

– También el hecho de tener un diente o el aparato de ortodoncia rozando contra la mejilla puede tener algún tipo de culpa en el desarrollo de las molestas llagas. Así mismo, el típico “bocado” que nos damos al comer puede (no siempre) acabar en afta.

– La típica “bajada de defensas” tan socorrida para achacar cualquier síntoma del que no tenemos segura la causa.

Estrés, ansiedad, problemas emocionales

Variaciones hormonales típicas por ejemplo del ciclo menstrual

– Infecciones virales.

Prevención

Como hemos visto los motivos que pueden desencadenar un afta son tan variados que las recomendaciones para su prevención son forzosamente generalistas y lo mismo te valen para prevenir llagas que para tener una salud bucodental buena en general. No obstante ahí van:

  • Una alimentación equilibrada.
  • Evitar situaciones de ansiedad siempre que sea posible
  • Llevar una correcta higiene dental. De esta manera evitaremos que haya menos cantidad de alimento presente y por tanto que la probabilidad de que se desarrolle un afta se reduzca.

Lo más normal es que las llagas desaparezcan con el transcurso de unos días, una semana como mucho. Si duran más de lo normal tu dentista de confianza puede recomendarte un enjuague bucal que limpiará a fondo la boca y ayudará a aliviar el dolor.Por lo demás, los colutorios antisépticos de la farmacia suelen hacer un buen trabajo.

Si lo que queremos es un alivio inmediato siempre podemos intentar chupar (nunca morder) un cubito de hielo para adormecer la zona.

Para todo tipo de consejos sobre este u otros problemas relacionados con tu salud dental dudes en  pasarte por Avodent en Alcobendas, la primera consulta es gratuita.

La periodoncia es la especialidad odontológica encargada de prevenir, diagnosticar y tratar los problemas de los tejidos que soportan los dientes (o sus sustitutos) y, realmente, es la mejor expresión de que, lo que se ve, es solo la mitad de una sonrisa perfecta.

Imagínate un edificio, aparentemente estupendo y maravilloso, pero ¿y si te digo que ese edificio está plantado en un terreno de arenas movedizas y sus cimientos cada vez están más deteriorados? Sin duda el edificio se acabará cayendo, ¿no es cierto? pues la periodoncia se encarga de mantener “suelo y cimientos” en perfecto estado para que el “edificio” luzca tan lustroso como merece… siempre que su propietario lo siga cuidando como es debido, obviamente ;-)

Pero claro, si estás leyendo esto es porque a ti o a alguien cercano le interesa saber qué pasa cuando las cosas no van bien en el periodonto, que es como se denomina a ese conjunto de tejidos que dan soporte a los dientes.

 

Los problemas más frecuentes

La patología más leve en el campo de la periodontología es la gingivitis, o inflamación de las encías, aquí de momento no “hemos tocado hueso” -literalmente- y la cosa se queda sólo en los tejidos blandos propios de la encía.

Sin entrar en motivos más particulares que puedan dar lugar a gingivitis (víricos, bacterianos, genéticos, etc.) por lo general ésta se produce por una deficiente higiene dental que motiva la aparición de sarro, el cual aún no ha llegado a meterse por debajo de la encía y por tanto no ha llegado al hueso, en cuyo caso estaríamos hablando ya de palabras un poco mayores: la periodontitis o piorrea.

Tratar la gingivitis es fácil con el diagnóstico, tratamiento y prescripciones adecuados y lo mejor es que gracias a ellos podemos evitar que se convierta en algo realmente grave en el futuro. Pero imaginemos que estamos en ese futuro y que hemos “pasado olímpicamente” de nuestra gingivitis porque, total, por sangrar un poco o tener las encías más rojas de lo normal no merece la pena hacer una consulta al profesional ;-)

Bien, si ese ha sido el caso, ¡bienvenido y bienvenida al “maravilloso” mundo de la piorrea! y aquí se acabaron las bromas porque estamos hablando de cosas serias. Efectivamente, ya son los cimientos de nuestros dientes los que están siendo afectados, el sarro se ha introducido por debajo de la encía y la destrucción de los tejidos de soporte dental ha comenzado. Si la cosa sigue evolucionando -situación conocida también como el síndrome del “ya iré al dentista si eso…”– nuestros dientes comienzan a moverse y finalmente acaban o bien cayendo o bien necesitando ser extraídos.

Ni que decir tiene que un adecuado tratamiento dirigido a recuperar la salud de las encías, eliminando la placa bacteriana bajo ella y deteniendo la pérdida de hueso es fundamental. Tanto como el adecuado asesoramiento específicamente dirigido a prevenir la nueva aparición de futuras periodontitis.

En Avodent te tratamos con la cercanía, complicidad y profesionalidad que tu sonrisa (la que se ve y la que no) se merecen ¿Te animas a hacernos una vista? Estaremos encantados de conocerte.