Dónde crece el sarro

Cómo nos gustan las sonrisas perfectas, ¿verdad? Disfrutar -y, por qué no, presumir- de unos dientes perfectamente alineados y blancos es el objetivo de gran parte de nuestros pacientes.

Sabemos de sobra que, al llegar a nuestra clínica dental, conocen los beneficios del blanqueamiento dental a la hora de aclarar el tono de su esmalte, o de las carillas cuando se trata de conseguir una sonrisa completamente estética.

Sin embargo, ¿cuál sería tu reacción al saber que una simple limpieza dental profesional es muy beneficiosa a la hora de conseguir unos dientes más blancos?

Y es que, en muchos casos, unos dientes amarillos tienen su origen en la formación de sarro. Pero, ¿qué es el sarro, por qué se forma y cómo podemos eliminarlo?

¿Qué es el sarro?

A la hora de conocer un poco más acerca del sarro, primero debemos entender qué es la placa bacteriana y cuál es su cometido.

La placa bacteriana es una fina película que recubre nuestros dientes y encías. En principio, es incolora y se encuentra formada por las bacterias que se alojan en nuestra boca y distintos azúcares.

Ésta se adhiere a la superficie de nuestros dientes y, para eliminarla correctamente, debemos mantener unas rutinas de higiene muy rigurosas.

En caso de no removerla debidamente, ésta se acumula y tiende a calcificarse y se forma, por tanto, el temido sarro dental.

El sarro -también conocido como tártaro dental o cálculo- es una capa amarillenta que se adhiere a la superficie dental. En función de la zona en la que queda alojada, podemos distinguir dos tipos de sarro:

  • Sarro supragingival, en caso de que éste se haya acumulado entre las piezas dentales y por encima de la línea de la encía.
  • Sarro subgingival, en caso de que se posicione por debajo de la línea de la encía, formando bolsas periodontales.

El sarro está presente en nuestra boca desde edades muy tempranas pues, desde bien pequeños, alojamos una gran cantidad de bacterias en nuestra cavidad oral. Es decir, incluso los bebés presentan placa bacteriana.

Donde crece el sarro

Pero, ¿qué signos te pueden hacer sospechar que tu sonrisa se está viendo afectada por el cúmulo de sarro?

¿Cómo saber si tu sonrisa está siendo amenazada por la presencia de sarro?

A continuación, te desvelamos cuáles son los síntomas más habituales de la presencia de sarro en tu sonrisa:

  • Inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías
  • Mal aliento
  • Manchas en la superficie dental
  • Oscurecimiento del esmalte de tus dientes -éstos se vuelven de un tono más amarillento o marrón-

Ante la existencia de estos signos, nuestro consejo es que acudas a tu dentista de confianza. De esta manera, valorará el estado de tu boca y pautará un tratamiento indicado para eliminar dicho cúmulo.

¿Qué consecuencias tiene el sarro para tu sonrisa?

 La primera consecuencia, y quizá la más obvia, es la que tiene sobre la estética de tu sonrisa. Y es que la acumulación de sarro provoca la aparición de manchas amarillentas o marrones en la superficie de tus dientes. Y esto, inevitablemente, afea tu sonrisa.

Sin embargo, el cúmulo de sarro puede tener también numerosos perjuicios para tu salud bucodental.

En primer lugar, las personas que no tienen una buena higiene bucodental son más proclives a padecer enfermedades periodontales. Éstas son afecciones que afectan a la estabilidad de tus dientes y encías.

En su estado más inicial, el sarro se acumula por encima de la línea de la encía. En este caso, la enfermedad periodontal – gingivitis- es una patología reversible que supone la inflamación y el sangrado de las encías.

Sin embargo, en caso de que no sea tratada a tiempo, el sarro se acumula por debajo de la línea de la encía. Es entonces cuando el paciente padece periodontitis, una enfermedad crónica cuyos signos más evidentes son:

  • Retracción de encías
  • Pérdida de los tejidos de inserción
  • Movilidad dentaria
  • En estados más avanzados, puede suponer la pérdida de piezas dentales

Enfermedad periodontal a causa de la acumulación de sarro

Además, el cúmulo de sarro supone también una mayor predisposición a la afección de caries dentales que, en estados avanzados, puede suponer la pérdida de alguna pieza dentaria.

¿Cómo se elimina el sarro?

Sentimos decirte que, por ti mismo, no serás capaz de eliminar el cúmulo de cálculo de tu boca. Éste se encuentra solidificado, por lo que para removerlo debidamente será necesaria la actuación de un especialista -higienista o, en su defecto, periodoncista-.

Es decir, es imposible quitar el sarro sin ir al dentista. Así es que puedes desterrar, desde ahora, los numerosos remedios caseros que circulan por internet y que prometen ser eficientes a la hora de mantener tu boca a salvo del cúmulo de cálculo dental. Entre los más comunes, encontramos los enjuagues con vinagre, bicarbonato o agua oxigenada.

Éstos no sólo son ineficaces, sino que en muchas ocasiones pueden resultar dañinos para el buen estado de tus dientes y encías.

El tratamiento más adecuado para mantener tu boca libre de sarro dependerá de dónde se haya formado el mismo.

En caso de que éste se encuentre en la zona supragingival, bastará con la realización de una limpieza dental profesional -o profilaxis- para mantener tu boca libre de tártaro.

¿En qué consiste una limpieza dental?

Una profilaxis es un proceso sencillo y completamente inocuo que no precisa de anestesia. Se trata de una serie de técnicas desarrolladas por el higienista dental con el fin de eliminar el cúmulo de placa y cálculo dental de la superficie de tus dientes y de las encías.

Para ello, el especialista se ayuda de una serie de instrumentos que colaboran a la eliminación del sarro como, por ejemplo, la punta de ultrasonidos o la seda dental.

Punta de ultrasonidos para limpieza dental

Sin embargo, cuando el especialista observa el cúmulo de sarro por debajo de la línea de la encía, será necesario realizar un tratamiento periodontal para eliminarlo debidamente.

Curetaje dental: ¿cómo frenar el avance de la enfermedad periodontal?

 El curetaje -o raspado y alisado radicular- es un tratamiento que se realiza bajo anestesia local, de manera que el paciente no sufre ninguna molestia durante el procedimiento.

Gracias al empleo de curetas, el periodoncista puede eliminar de manera eficaz el cúmulo de bacterias y sarro que se encuentra tanto por encima como por debajo de la línea de la encía.

De esta manera, la boca del paciente queda libre de focos infecciosos y se devuelve la salud a la misma.

¿Se puede prevenir la formación de sarro?

La mejor manera de evitar la formación de sarro es tener unas rutinas de higiene bucodental completas y mantenerlas de manera rigurosa.

Para ello, los especialistas recomiendan adoptar una serie de pautas:

  • Cepillarse los dientes tras cada comida -mínimo, 3 veces al día-, prestando especial atención al cepillado nocturno. Durante la noche, los niveles de segregación de saliva son menores, por lo que ésta cumple en menor medida su labor a la hora de neutralizar los ácidos producidos por las bacterias.
  • Usar otros elementos de higiene auxiliares para eliminar debidamente el cúmulo de bacterias como, por ejemplo, el hijo dental, los cepillos interproximales o el irrigador bucal -o waterpik-.
  • Hacer hincapié también en la limpieza de la lengua, usando, si así lo deseas, un raspador lingual.
  • Acudir de manera regular a las revisiones con el especialista y, en caso de no tener ningún problema periodontal, a las limpiezas dentales cada 8 o 10 meses.

Irrigador bucal

Es cierto que, en determinados momentos, nuestra higiene dental se puede ver dificultada. Tal es el caso de los pacientes que han optado por un tratamiento de ortodoncia fijo como, por ejemplo, los brackets metálicos.

Nuestro consejo es que, ante cualquier duda sobre limpieza oral, preguntes a tu especialista de confianza. Él mejor que nadie sabrá decirte cuáles son las técnicas y los elementos de higiene que más se amoldan en tu caso, y podrá explicarte cómo realizar un buen cepillado dental.

Esperamos haber resuelto todas tus dudas acerca de cómo se forma el sarro, cómo quitarlo de manera eficaz y las mejores pautas de prevención.

Si tienes alguna duda, te leemos en comentarios. Si, por el contrario, quieres acudir a nuestra clínica dental en Alcobendas para que sea un especialista de nuestro equipo médico quien valore tu caso, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

Para ello, puedes hacerlo llamando al 91 654 17 13 o, si lo prefieres, a través del formulario de contacto de nuestra página web. ¡Te esperamos!

¿Quieres que valoremos tu caso sin compromiso?