tipos de caries

La caries es una enfermedad que no es grave en sí misma, pero que conviene tratar cuanto antes para evitar complicaciones que podrían derivar en dolencias más importantes de carácter irreversible.

Por ese motivo es importante que todo el mundo conozca, no solo lo que es una caries, sino también qué tipos de caries hay, cómo se tratan y cómo pueden evitarse.

¿Adivinas de qué va este artículo?

La incidencia de la caries dental

Cuando aparece una caries en un diente, esta va pudriendo su estructura por la acción de descalcificación y descomposición de los ácidos generados por las bacterias que se encuentran en la boca.

En caso de que la placa bacteriana no se retire correctamente mediante una higiene dental rigurosa y constante, los ácidos van desmineralizando los dientes y puede llegar a producirse la caries si los tejidos se necrosan.

Y creo que no hace falta que te explique que, cuando una parte de un diente se necrosa, esa zona se vuelve irrecuperable.

Por esa razón, no queda más opción que retirar el tejido necrosado y proceder a una reconstrucción del hueco que queda mediante un empaste.

Curiosamente, la incidencia de la caries dental va aumentando en paralelo a los cambios alimenticios de la población. Mientras que en la Antigüedad apenas nadie sufría de caries, en la Edad Media la incidencia de esta patología aumentó hasta el 25% de la población.

Pero el gran salto exponencial se ha producido en nuestra época, ya que hoy en día se considera que prácticamente el 100% de la población puede sufrir caries en algún momento de su vida.

Los tipos de caries

Para distinguir los tipos de caries que puedes sufrir, debemos hacer dos clasificaciones distintas.

Tipos de caries en función de la zona de la dentadura donde aparecen

Esta clasificación nos permite distinguir entre los siguientes tipos de caries:

  • Caries de corona: afectan a la parte superior del diente o corona, que es la zona con la que se realiza la masticación, y en donde es más probable que los alimentos se queden atrapados. Por ese motivo, son las más habituales.
  • Caries radicular: en la línea de las encías también se deposita mucha placa. Incluso aunque te cepilles los dientes después de cada comida, en esa zona de la boca es complicado retirar la placa. ¡Y lo peor de todo es que, en caso de retracciones de encía, la dentina queda expuesta y la caries la ataca directamente!
  • Caries interproximal: son complicadas de detectar porque se forman en los espacios interdentales, una zona de la dentadura en donde también es habitual que se deposite placa bacteriana. Para retirarla, no basta con el cepillado, por lo que será necesario también el uso del hilo dental.
  • Caries recurrentes: se denominan así a las caries que vuelven a aparecer en torno a un empaste dental. Se consideran secundarias o recurrentes porque ya habían aparecido y se habían atajado. Puede ocurrir que la caries sea nueva o que se haya reproducido la anterior porque no se limpiaron correctamente los tejidos.

Tipos de caries en función de la parte del diente donde aparecen

La segunda clasificación tiene relación con las distintas zonas de un diente en la que una caries puede aflorar:

  • Caries de esmalte: se trata de la caries más frecuente. Se da cuando la caries empieza a atacar la superficie de esmalte que protege al diente. Se nota porque el esmalte pierde brillo y puede aparecer una mancha blanca. Si el dentista no la detecta a tiempo, puede llegar a producirse cavitación (el tejido necrosado avanza hacia el interior del diente).
  • Caries de dentina: la caries puede salir en la superficie de la dentina (con una apariencia amarillenta o marrón) o en el interior de la dentina (en ese caso se puede apreciar un pequeño punto de entrada en el esmalte).
  • Caries rampante: es un tipo de caries fulminante, que se desarrolla con gran rapidez y que causa muchos estragos. Puede salir en áreas dónde no es tan habitual la caries y la infección enseguida puede llegar hasta la pulpa y los tejidos internos de la corona.

Cómo se combate contra la caries

Para luchar contra la caries hay que combatir en varios frentes.

Por una parte, se deben combinar una serie de consejos nutricionales como evitar los alimentos azucarados o beber mucho agua, junto con otros relacionados con la higiene oral rigurosa después de cada comida.

Y si la caries ya ha aparecido, habrá que retirarla eliminando el tejido dañado con un instrumento de cabeza rotatoria que facilita la extracción. Para tapar el hueco que ha quedado, puede rellenarse con resina de composite, en lo que se denomina obturación o empaste.

Pero si la caries avanza y profundiza demasiado en la dentina, el dolor que causa es mucho mayor y solo queda la opción de realizar una endodoncia o una extracción de la pieza afectada.

¿Te duele una muela y crees que puedes tener una caries?

Si sientes molestias y piensas que tu muela está cariada, lo mejor es que acudas a Avodent en donde te haremos una revisión para salir de dudas.

Y si al final resulta que tienes una caries, te la quitaremos con rapidez y profesionalidad.

Puedes pedirnos cita online rellenando el siguiente formulario

Comentarios desactivados